Recordando Frágiles – Capítulo “La Escritora Desinhibida” con Antonia San Juan


En el capítulo que recordamos hoy participaron como invitados especiales Antonia San Juan y Javier Tolosa, que se pusieron en la piel de una escritora y de su ayudante, respectivamente.

Recuerda que puedes ver el capítulo completo en Mitele

Pablo sigue centrado en sus pacientes cuando Pilar le sugiere la posibilidad de irse a vivir a su casa. Esto despierta en el fisioterapeuta fantasmas del pasado.

Hace ocho años Pablo conoció a su futura mujer, Ana y a su cuñada, Pilar. Desde el principio, Pilar parecía haberse enamorado de él.

A la idea de Pilar Pablo respondía: “no creo que sea una buena idea, para mí sería un poco violento estar los tres en la misma casa”; “Me paso todo el día aquí, te ayudo… ¿Y que duerma te parece violento?”, se enfadaba ella; “creo que es mejor que sigamos manteniendo las distancias”, respondía él y ella se marchaba.

Pablo se disculpa con Pilar y le propone algo: “Necesito que me ayudes y me iría muy bien que vivieras aquí una temporada”Pilar se lo piensa, pero por poco tiempo.

Pablo aconseja a Lola en su vida sentimental y le dice que es demasiado directa hablado de Nacho. “Hay cosas que es mejor esperar a que te las digan, no preguntarlas”, le aconsejaba Pablo; “¿No le puedo decir que me excita sexualmente porque le va a parecer mal? Eres muy raro”, respondía ella.

Lola ha tenido su primera cita, y ha sido con Nacho. El chico descubrió que Lola no puede mentir, y decidió preguntar para saber la verdad. Así supo que se siente atraída por él, es más, quiere besarle, pero no puede. “Te estás poniendo rojo eso quiere decir que te gusto”, decía Lola y entonces Nacho también dijo la verdad: “sí, me gustas, no me gusta que me gustes porque estoy acostumbrado a poder tocar a las chicas que me gustan, pero me gustas y mucho. Y sí, quiero besarte, pero no se puede, no se puede…” Lola reaccionó a su declaración y no le besó pero hizo algo igual de importante: dejar que le tocara.

Teresa da sus primeros pasos.

Teresa, a Pablo: “¿Y ahora qué?

Mientras Teresa y Pablo celebran su victoria Pilar les observa desde la distancia.

Pilar se hace la encontradiza con Teresa, le explica que está casado aunque le dice: “las cosas no son tan fáciles”.

Julia es una escritora de éxito que ha pasado de ser una ermitaña a convertirse en una vividora descontrolada. Pablo descubrirá que tras esa tendencia al exceso quizás se oculte algo más grave. Sin embargo, ella no quiere tratarse.

Julia se insinúa a Pablo, pero él huye de ella porque sus planes son otros. Quiere descubrir si está enferma para empezar a tratarla.

“¿No te das cuenta? Te mueres, los análisis han dado positivo, seis, ocho meses como mucho si no te operas ya. Entinedo que te de miedo, pero piensa que la otra opción es la muerte. A ti no te da miedo operarte, lo que te da miedo es cambiar, te crees que el síndrome frontal es el responsable de tu enfermedad y no quieres ser la que eras antes”, soltaba Pablo desde el otro lado de la puerta a Julia. “Ahora soy feliz” decía Julia, pero Pablo no quería desistir: “la enfermedad te hace creer que eres feliz, morirás”.

Pilar, Teresa, Pablo, Dolores, Lola… Todos hacen frente a sus miedos, muchos fundados, porque saben que hay un peligro cerca.