Raymond Langston se enfrenta cara a cara con el implacabe asesino en “C.S.I Las Vegas”


Desde que lo apuñaló brutalmente y estuvo a punto de perder la vida al inicio de la temporada, una irrefrenable sed de represalias se ha apoderado de Raymond Langston perturbando su vida. Su deseo de vengarse personalmente de Nate Haskell, un despiadado asesino que le ha tenido en jaque durante meses, se desatará tras descubrir que su exesposa Gloria ha caído en sus manos.

Poner fin a la estela criminal de Haskell arriesgando incluso su carrera profesional en el C.S.I. se convertirá en una obsesión para el forense, en la doble entrega final de la undécima temporada de “C.S.I. Las Vegas”, que Telecinco ofrecerá el próximo lunes 20 de mayo a las 22:30h.

En el primer capítulo, Langston está más decidido que nunca a atrapar a Nate Haskell, el asesino conocido como “Dick y Jane”, tras descubrir que ha secuestrado a Gloria, su exmujer, y que ha matado al marido de esta. El forense se encuentra ante uno de los retos más complejos de su carrera: capturar a un psicópata que manipula a las mujeres emocionalmente antes de matarlas. Los pasos de Langston se encaminan hacia una vieja granja situada a las afueras de Las Vegas. Allí encuentra a su exesposa debatiéndose entre la vida y la muerte y decide enfrentarse al terrible asesino.

Y en el segundo episodio, el duelo entre Langston y Haskell se salda con la muerte del asesino. La sospecha que acosa al equipo es si el forense acabó con Nate intencionadamente. Aparentemente, el criminal cayó al vacío desde un balcón de la granja, aunque el cuerpo presenta señales de unas esposas no halladas en la escena del crimen. La duda de si la muerte fue o no accidental llevará a Raymond Langston ante el departamento de Asuntos Internos.