Ramón Tarrés: “‘Sin Identidad: El Origen’ es un relato clave para completar la serie”


Ramón Tarrés, uno de los guionistas de la serie ‘Sin Identidad‘, ha lanzado recientemente la novela ‘Sin Identidad: El Origen’, que cuenta los orígenes de los Vergel. Hablamos con él para que nos cuente por qué debemos leer esta novela y qué veremos en el final de ‘Sin Identidad’, que llegará a su fin en tres semanas.

Eres uno de los guionistas de ‘Sin Identidad’, y además el autor de ‘Sin Identidad: El Origen’, una novela que vuelve atrás para contar los inicios de los Vergel. ¿Qué aporta esta novela? ¿Por qué tienen que leerla los seguidores de la serie?

“Sin Identidad. El origen” es una precuela de la serie, es decir, la acción transcurre antes del inicio de “Sin Identidad”, en concreto, en 1988, cuando María Fuentes tiene 14 años y su tío Enrique Vergel está a punto de crear su primera clínica que, a la postre, se convertirá en la primera piedra de su imperio económico. La novela habla de los orígenes de la familia Vergel, al menos de los orígenes de la familia tal y como la hemos conocido en la serie de televisión. Se sitúa en un momento clave de su pasado, justo cuando todos los personajes deben decidir qué quieren ser de cara al futuro. Las decisiones que tomen en ese momento determinarán quiénes son y qué posición van a ocupar dentro de la familia. No solo Enrique y María, también Luisa, Francisco y Bruno se ven en un momento determinante de sus vidas.

El acontecimiento que marca este punto de inflexión es la muerte de Elisa, primera mujer de Enrique y madre de Bruno. Su muerte representa un adiós al pasado y una puerta que se abre de cara al futuro y es en este momento de transición para todos los personajes donde se sitúa la acción de “Sin Identidad. El Origen”.

Es la historia de una familia donde se ponen sobre la mesa las relaciones, las dudas y las lealtades que hay entre todos sus miembros. Conocer su pasado nos ayuda a entender por qué son como son en el presente. Es un relato clave para completar lo que ya hemos visto, y veremos, en la serie.

“La novela se sitúa en un momento clave del pasado, justo cuando todos los personajes deben decidir qué quieren ser de cara al futuro”

¿Cómo surgió la idea o cómo te propusieron la idea de escribir esta novela?

Una serie tan rica y compleja como “Sin Identidad” invita a expandir el relato en muchas direcciones. Las posibilidades para convertirla en un producto transmedia son muy grandes y “Sin Identidad. El origen” es una muestra más de ello. Pero no solo. En la web de Antena 3, por ejemplo, se pueden ver las conversaciones por webcam entre Pablo y María a lo largo de la segunda temporada. Por eso, escribir sobre el pasado de la familia Vergel y sus miembros era una decisión que entraba en la lógica. También barajamos la posibilidad de que la novela contara los años que María pasó en China. “Sin Identidad” es un universo inmenso, hay mucho donde elegir. Y más cuando te asomas a la vida de una familia. Ahí las posibilidades narrativas son infinitas.

Lo que si teníamos claro, tanto en la productora como en la editorial, es que el libro lo debía escribir alguien que conociera bien la serie, en concreto, alguien de su equipo creativo. Y ahí es donde entro yo. Manuel Ríos, director argumental y coordinador de guión de “Sin Identidad” me lo propuso y yo acepté el reto encantado.

¿Es más fácil o más complicado escribir una novela con unos personajes que el público ya conoce previamente, aunque no en esa etapa de sus vidas?

Definitivamente, es más sencillo. El universo que rodea a los personajes ya está construido. También los personajes. Y en la serie ya se habla de su pasado. No está definido por completo, pero es algo que ya existe. Todo lo que sucede en la novela es nuevo, pero el contexto que crearon Sergi Belbel —el creador de la serie— y su equipo, y desarrollamos el actual equipo de guión —Manuel Ríos, Mónica Martín-Grande, Tatiana Vázquez, Vito Dal Vera y yo—, es una sólida base sobre la que ponerse a trabajar.

El libro lo has escrito tras terminar de escribir el final de la serie, ¿encontraremos en él algún guiño o pista sobre cómo terminará la ficción de Antena 3?

No en cuanto a la acción o las tramas, ya que la acción se sitúa más de veinte años antes del presente en el que se desarrolla la serie. Pero sí se dan muchas claves de cómo son los personajes y por qué son como son. Y, de alguna manera, leyendo entre líneas, se pueden encontrar pistas de lo que pueden hacer los protagonistas en la actualidad y cómo pueden acabar. Con la novela sabremos mucho más de la relación de Enrique y Bruno, por ejemplo; o sobre la sexualidad de Luisa… Son cosas que pasan en el presente pero que tienen su origen en el pasado que relata “Sin Identidad. El Origen”.

“Leyendo la novela entre líneas se pueden encontrar pistas de lo que pueden hacer los protagonistas en la actualidad y cómo puede acabar”

¿Descubriremos nuevas facetas de los personajes de la serie en el libro? ¿Puedes contarnos algún ejemplo de alguno de ellos?

Sin duda. Conocer el pasado de la gente siempre es sorprendente. Ayuda a entender muchas cosas. En la novela vemos el despertar de María que deja atrás su infancia para asomarse al mundo adulto; también vemos cómo tiene que pasar a la acción e iniciar una venganza, la primera de su vida. También conocemos el interés de Enrique por Eugenia, la que acabará siendo su segunda mujer, e hija de un rico empresario al que Enrique quiere convencer para que invierta en su negocio. Francisco se ve obligado a luchar contra sus principios para defender a Enrique de los problemas que suscita su antiguo negocio con las adopciones ilegales. Luisa debe decidir entre ser quien es de verdad o seguir siendo esclava de las apariencias. En la novela, como te decía, conocemos las claves de su sexualidad. Y Bruno, también adolescente, que acaba de perder a su madre, lucha, una vez más por lograr el cariño de su padre.

‘Sin Identidad’ está llegando a su final en Antena 3 con su segunda y última temporada, ¿crees que las tramas habrían podido dar para una tercera temporada, o dos es lo adecuado?

Con el planteamiento que hemos hecho, no. Como sabíamos que esta iba a ser la segunda y última temporada, el desarrollo narrativo que pensamos se ajustó a esta premisa. Si se hubiera planteado la posibilidad de escribir una tercera, el diseño de esta hubiera sido diferente. Creo que “Sin Identidad” es lo suficientemente rica en ideas y conceptos como para haber hecho más capítulos, pero haberla hecho así, está igualmente bien.

“Creo que ‘Sin Identidad’ es lo suficientemente rica en ideas y conceptos como para haber hecho más capítulos”

La venganza de María no tiene tanta presencia en todos los capítulos de esta segunda temporada, algo normal por tener tantos capítulos, ¿hubieras preferido que tuviera menos episodios?

No creo que sea una cuestión de número de capítulos. Este es un debate que tenemos mucho en twitter con los seguidores de la serie —con los que mantenemos una relación muy cercana—. “Sin Identidad” es la historia de una venganza, sí, pero si nos vengamos en el primer capítulo, se acabó la historia. Nosotros hemos elegido explorar más allá del momento de apretar el gatillo. No sólo en los obstáculos que encuentra María, en sus avances y retrocesos, en la lucha de gigantes que mantiene con su tío Enrique. También en su evolución emocional.

Estamos acostumbrados a ver personajes de una pieza que tienen un objetivo y el único relato posible es ver cómo lo llevan a cabo. En “Sin Identidad” hemos querido profundizar un poco más, conocer mejor a la persona que hay detrás del personaje, saber cómo María convive con una idea tan cruel —aunque sea justificada para ella— como la venganza. Y cómo gestiona sus sentimientos con Amparo, su hermana, con Pablo, con Juan, con su madre y su padre… Con María creo que estábamos ante un personaje de unas dimensiones tales que si le hubiéramos puesto un revolver en sus manos en el primer capítulo, hubiéramos desperdiciado la oportunidad de conocer, en mi opinión, a uno de los mejores personajes de la ficción española de los últimos años.

¿Qué puedes avanzarnos del final de la serie, qué veremos en los próximos episodios de la serie?

¡Esto es uno de los secretos mejor guardados del momento! Lo único que puedo decir es que será coherente con todo lo que hemos visto hasta ahora, que habrá más de una sorpresa, y que no defraudará a los seguidores, aunque no suceda exactamente lo que esperan. Estamos seguros que el desenlace no dejará a nadie indiferente.

Comentaste que será un final trágico, ¿veremos algo diferente a lo que podamos esperar en un principio? ¿Habrá muchas muertes?

Habrá muertes, sí. Es el único final posible para poner punto y final a las trayectorias de algunos personajes. Pero no me refiero a ese tipo de tragedia, o no solo. Creo que el final muestra la tragedia de una familia cuyas vidas han estado marcadas por la mentira, la ambición y el desamor. Y la novela refuerza esa sensación porque vemos cómo decisiones que se tomaron pensando sólo en intereses personales, nunca llevan a nada bueno. Los errores que cometemos en el pasado siempre pasan factura, aunque sea años después. Como dice Francisco en “Sin Identidad. El origen”, “lo que está mal parido…”. Pues eso, nunca acaba bien.

“Habrá muertes en el final de ‘Sin Identidad’. Es el único final posible para poner punto y final a las trayectorias de algunos personajes”

Tras ‘Sin Identidad’ (serie y libro), ¿cuáles son tus próximos proyectos?  

Estoy a la espera de que se concreten nuevos proyectos para televisión que, ya sabes, hasta que no se hacen realidad mejor no hablar de ellos. Y, mientras, maquinando historias, ¡siempre maquinando!