Quim Gutiérrez, Aura Garrido y Oona Chaplin protagonizarán ‘El padre de Caín, nueva miniserie de Telecinco


Una conmovedora historia de amor y odio y de lealtad y traición es la que propondrá “El padre de Caín”, nueva miniserie de Telecinco protagonizada por Quim Gutiérrez, Aura Garrido y Oona Chaplin que sumergirá a los espectadores en los acontecimientos que marcan la vida de un agente de la Guardia Civil obsesionado con combatir el terrorismo de ETA, tras su destino voluntario al cuartel de Intxaurrondo en San Sebastián en los años 80.

En una atmósfera de tensión y miedo, donde el acoso abertzale y la violencia etarra son una constante, vivirá y trabajará Eloy, teniente de la Benemérita a quien encarnará Quim Gutíerrez (“Primos”, “La gran familia española” y“Azuloscurocasinegro”, trabajo por el que fue galardonado con el Goya al Mejor Actor Revelación en 2007) en esta nueva ficción en dos entregas. Aura Garrido (ganadora en dos ocasiones de la Biznaga de Plata del Festival de Cine de Málaga por “Stockholm” y “Planes para mañana” en 2013 y 2010) y Oona Chaplin (“Juego de tronos”, “007: Quantum of Solace”, “Dates”) completan el trío de protagonistas en esta miniserie dirigida por Salvador Calvo (“Hermanos”, “Los nuestros”) y con guión de Alejandro Hernández (“Los nuestros”).

Inspirada en hechos reales y basada en la novela homónima de Rafael Vera, secretario de Estado de Seguridad entre 1984 y 1994, “El padre de Caín”, que la cadena produce en colaboración con Boomerang TV, iniciará su rodaje a principios de julio en diversos enclaves de Asturias, Euskadi y Madrid.

Un amor inesperado marca la vida de un teniente de la Guardia Civil hasta el extremo en su primer destino: el cuartel de Intxaurrondo

Finales de 1980, el año más duro del terrorismo etarra. La banda asesina una media de dos personas por semana. Ametrallamientos, tiros en la nuca, coches bomba, ataques con mortero… Son “los años de plomo”. Eloy es un joven guardia civil que acaba de pedir el traslado al cuartel de Intxaurrondo, en San Sebastián, donde encuentra un entorno hostil que hace estragos entre sus compañeros: alcoholismo, depresión, suicidios. El llamado “Síndrome del Norte”.

Ha dejado a su esposa Mercedes en Madrid embarazada de seis meses. Ella espera cada noche sus llamadas para saber que todo está bien, que sigue vivo. Él la tranquiliza porque la quiere y la echa de menos, pero no le habla de Begoña, la dueña de la pensión donde se aloja: una chica joven y sensible que le ayuda a sortear la soledad sin hacer preguntas, creyendo que es un empleado de Telefónica. Eloy vivirá una doble vida, pero lo que no sabe es que el mayor peligro le llegará del lado que menos espera.