Prisa acepta vender a Telefónica el 56% de Canal+ por 725 millones de euros


Tras hacerse con los derechos deportivos de fúbtol, Mundial de Moto GP y el Mundial de Fórmula 1, con el fin de mejorar su cobertura en MovistarTV, el pasado martes Telefónica presentaba a la CNMV la oferta por el 56% de Distribuidora de Televisión Digital S.A. (Canal+).

Tal y como informa ABC, Prisa ha aceptado vender Canal+ a Telefónica por un coste de 725 millones de euros.

Privilegiada posición en la televisión de pago

Prisa ha terminado por aceptar la oferta que hizo Telefónica de 725 millones de euros por el 56% de Canal+. Durante los próximos treinta días, Prisa tendrá que negociar los contratos que documenten satisfactoriamente la transacción. Así lo ha comunicado la CNMV.

De este modo, Telefónica que hasta ahora poseía el 22% de Digital Plus, pasa a controlar el 78% de Distribuidora de Television Digital S.A. tras finalizar esta transacción. Por su parte, Mediaset mantendrá el poder del 22% restante. Jose María Marín Quemada (Presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) afirmo que esta adquisición debe ser analizada por Bruselas debido a su dimensión comunitaria.

Orange y Vodafone piden a la Competencia que frene la transacción

Tras finalizar la adquisición, Orange afirma que Movistar controlará el 80% del mercado de la televisión de pago, otras fuentes apuntan al 65%. Por ello, tanto Orange como Vodafone han solicitado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia que frene este acuerdo por el que aseguran que Telefónica, contando con Movistar TV, y tras adquirir los derechos de emisión de varios eventos deportivos, obtendría una posición insólita en Europa, y que además aprovecharía los afiliados a los canales de pago de Canal+ para incluirlos en su red de telefonía fija, movil, internet y televisión. Así lo explicaban directivos de Orange:

A través de los paquetes integrados de telecomunicaciones con servicios audiovisuales podría crear barreras de entrada infranqueables para los demás operadores, reforzando aún más su dominio y perjudicando seriamente la competencia.

En caso de que se llege a cumplir el acuerdo, solicitan que se impongan condiciones a Telefónica que les permita replicar su oferta televisiva, comprando sus contenidos premium al mismo coste que asume Movistar.