Pocholo Martínez Bordiú, primer VIP en vivir la experiencia ‘First Dates’


El amor no entiende de edad, sexo o popularidad. Son muchas las celebrities con el corazón roto y cansadas de su soledad. Pero ahora, visto el arrollador éxito del restaurante de Carlos Sobera, las más valientes están dispuestas a vivir una cita a ciegas real, con personas desconocidas y anónimas. Solteros alejados de los focos y los flashes preparados para compartir singulares veladas, y quien sabe si algo más, con auténticas estrellas. Pocholo Martínez Bordiú se convierte este sábado, 22 de octubre, a partir de las 22:15h en el primer VIP que se anima a vivir una cita a ciegas sin trampa ni cartón. Dos desconocidos frente a frente con mucho que contarse y pocos prejuicios sobre la mesa. ¿Encontrará el simpar Pocholo el amor que tanto se le resiste?

Segunda oportunidad y citas no tan a ciegas

José María es un hombre de 53 años pero espíritu juvenil. Baron de Gotor, sus amigos le conocen como Pocholo, y viene a ‘First Dates’ con dos intenciones: la primera encontrar el amor y la segunda, jugar con su futura pareja a un delirante juego cuyas reglas sólo él conoce. La afortunada será Alona, una joven ucraniana que no sabe de la fama y tirón popular de José María, pero no tardará en descubrirlo. Las posibilidades de compartir portada en una revista como futura pareja son inversamente proporcionales a las de mantener a Pocholo quietecito en su silla, pero lo que ambos tienen garantizado tras su paso por el local de Carlos Sobera es una buena dosis de risas. Ellos y el resto de comensales, claro.

Muchísimo más tranquila discurrirá la cena entre Eugenia y Silverio. Los dos han tenido grandes amores en sus vidas, pero ambos han enviudado. Tal vez esta noche encuentren un nuevo compañero para continuar el viaje de la vida. A continuación llegarán al restaurante Antonio, un inversor bancario, y su hija Elena, estudiante de comercio internacional. Los dos buscan amor y compañía esta noche.

Ella conocerá a Christian, un camarero de Almería, y su padre cenará con María, que trabaja en una empresa de tratamientos capilares.

Más tarde se dejará ver por el local Laurentino, un admirador de la cantante India Martínez. Laurentino no sabe que esta noche recibirá una buena noticia y otra mala, ni tampoco quién se las va a dar, aunque la presencia de su admirada artista en la barra del bar augura grandes momentos para el fan. No será esta la única intervención de India como consejera sentimental. Y es que en otra mesa cenan Ismael y Jimeno, quien resulta ser un viejo conocido de la cantante. India no dudará en aportar su experiencia y sus consejos para que el amor fluya entre los dos chicos, bastante afines y con muchas coincidencias en sus vidas.


Etiquetas:,