Pedro García Aguado: “Los chicos de ‘Hermano mayor’ son chicos incapaces de gestionar sus emociones”


Este jueves, 16 de octubre, Mediaset España ha presentado la séptima temporada de ‘Hermano Mayor’ con la presencia de Manuel Villanueva, director general de contenidos de Mediaset España, Mariano Blanco, director de Producción de Programas de Cuatro y Pedro García Aguado, terapeuta y presentador de ‘Hermano Mayor’.

Manuel Villanueva, director general de Contenidos de Mediaset España

“Cuando pasa un tiempo y un determinado número de temporadas, los programas van camino de convertirse en clásicos de la televisión, en citas muy esperadas. Esto no ocurre por capricho, es el público quien refrenda el éxito con su seguimiento, y lo avala para que ese programa siga produciéndose temporada a temporada”.

“Estamos en el quinto año y la séptima temporada de ‘Hermano Mayor’, un programa con una fidelidad verdaderamente impresionante: 2 millones de espectadores de media y más del 10% de cuota de mercado. Todo esto es motivo de una doble satisfacción, no solamente por este refrendo del público, porque nosotros siempre trabajamos pensando en quien nos ve, sino porque vemos que los programas se ajustan a la realidad social que nos rodea y además ponen su granito de arena para colaborar y mejorarla”.

Mariano Blanco, director de Producción de Programas de Cuatro

“Séptima temporada de ‘Hermano Mayor’, más de 80 casos, más de 80 entregas a lo largo de cinco años. Son motivos suficientes y casi abrumadores para responder a la pregunta de si es necesario seguir grabando el programa. Esta temporada, más que nunca, ponemos cara a los problemas sociales que aparecen en los titulares de los medios de comunicación. Decimos problemas sociales, pero nos referimos a Juanjo, uno de los protagonistas del programa, que ha pertenecido a una banda latina; a chicas como Samara, que tiene relaciones sexuales de riesgo; o a Cristina, capaz de hacer una denuncia falsa por malos tratos contra sus padres; a Xavi, obsesionado con el culto al cuerpo; o Joan, que padece un trastorno alimentario que está poniendo en riesgo su salud. Ellos son el rostro de la noticia”.

“Nos siguen sorprendiendo jóvenes por el abuso sistemático que hacen del alcohol, jóvenes que tienen comportamientos machistas absolutamente intolerables, jóvenes con problemas por su identidad de género. Y no nos olvidamos de lo que llamamos ‘los chicos de la crisis’, aquellos que añaden conflictos graves en el seno de sus familias básicamente porque no son conscientes de la realidad económica, laboral y familiar de los suyos. A todos esos chicos en esta temporada les queremos sacar de su zona de confort, la zona en la que sienten fuertes y capaces para generar esos conflictos. Les vamos a sacar de esa zona de confort y le vamos a enfrentar a la realidad social”.

“Hay otro elemento diferenciador en esta séptima temporada y es que por primera vez las redes sociales se meten en el programa. En concreto es el caso de una chica que le pide ayuda a Pedro García Aguado a través de las redes sociales para salvar a su mejor amiga. Estamos en una fase de externalización, los conflictos trascienden los núcleos familiares, ya no son solamente los padres o los tíos o los primos los que contactan con el programa, sino gente del entorno la que llama a ‘Hermano Mayor’. Para que estos conflictos no ocurran y lleguen a donde nadie quiere que lleguen, nosotros tenemos al mejor: Pedro García Aguado”.

“Pedro es el referente número 1 del género coach en la televisión de nuestro país. Es el ejemplo de la televisión comprometida y pegada a la realidad, que es la que nos gusta hacer en Cuatro. Quizá lo visteis hace unos pocos días sentado en el Chester con Risto mientras contaba su historia, una historia que nos ha conmovido como nunca antes lo había hecho. Su historia es sin duda para nosotros el mejor aval, la mejor garantía, el mejor curriculum que podíamos tener para ‘Hermano Mayor”.

Pedro García Aguado, terapeuta y presentador de “Hermano Mayor”

“Hermano Mayor’ empezó para mí como una aventura de seis capítulos y ahora se ha convertido en una profesión más allá de la televisión. Nos hemos convertido en una televisión comprometida, que fuera de cámaras sigue ayudando a personas”.

“Hermano Mayor’ hay muchos. Son todos esos trabajadores sociales que ayudan a muchas familias. Pero además el programa se hace eco de una realidad que está en la calle. Hay muchas familias que están sufriendo violencia filio-parental y no existe un programa preventivo que pueda atajar este tipo de conductas, así que desde la televisión estamos ayudando a que estos hechos no se produzcan”.

“La juventud no tiene problemas específicos, tienen los problemas que también tienen los adultos y debemos ayudarlos tendiéndoles la mano, condenando su mal comportamiento, su mala gestión, la vida anti-social que llevan, y ayudarles a salir de eso para que el día de mañana puedan ser personas felices y no tan dependientes de los padres, porque aunque tienen una relación mala con ellos, siguen dependiendo de ellos, lo que también les genera frustración”.

“Me emociona ver a los jóvenes del programa, el trabajo que hacen con sus familias para arreglar la situación. Si entrarais en las casas con nosotros, veríais el ambiente que hay: gente destruida, gente que vive en la rabia constante, en un estado de frustración y de odio brutal. Este año quiero agradecer a los colaboradores que han participado en el programa porque han sido de gran utilidad. Los chicos de ‘Hermano mayor’ no son malos chicos, son chicos incapaces de gestionar sus emociones. David Bustamante, Palop, La Húngara… Todos ellos les dan una inyección de autoestima, de refuerzo positivo, que les ayuda a cambiar. Que sus ídolos vengan y compartan algunas de las situaciones difíciles por las que han pasado realmente es la guinda del pastel”.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!