‘Palabra de Gitano’ recorre este domingo la romería del Rocío y la procesión de Santa Sara Kalí en Cuatro


El rito evangélico y el católico; la romería de la Virgen del Rocío y la procesión en honor a Santa Sara Kalí, única virgen gitana; el bautismo y la presentación en el culto evangélico. Estos serán los elementos sobre los que se centren las cámaras de “Palabra de Gitano” para reflejar la identidad gitana y su estrecha relación con los divino. La nueva entrega de la docuserie de Cuatro se emite este domingo 20 de octubre a las 21:30h.

Del salto de la reja en Almonte a la devoción en Sainte Marie de la Mer

Cada año miles de personas se preparan para salir en romería en honor a la Virgen del Rocío. “Palabra de gitano” seguirá en su recorrido a los miembros de una familia que viajan en una carreta llamada ‘Los Gitanitos’, de la Hermandad Rociera de Isla Cristina (Huelva). Su matriarca, Manuela, entiende este momento como muestra de gratitud y devoción a la Virgen que, según entiende ella, le salvó la vida al superar un cáncer hace unos años.

Toda su familia tiene por delante cinco días de camino en los que cubrirá los más de 100 kilómetros que les separan del ansiado encuentro con su Virgen que continúa en el tradicional salto de la reja de los almonteños y concluye en la procesión final de la Virgen del Rocío. Durante el recorrido también harán una parada importante en La Rocina, en el Coto de Doñana, para bautizar a los gitanos que hacen por primera vez este camino.

En la localidad francesa de Sainte Marie de la Mer tiene lugar, cada 24 de mayo, la procesión en honor a Santa Sara Kalí, la única Virgen gitana. Miles de gitanos católicos acuden para dirigir sus plegarias a esta imagen. El programa acompañará a Asunción, una gitana española que acude a esta procesión junto a toda su familia desde Irún y que profesa una gran devoción por esta Virgen.

La presentación en el culto evangélico de Carla, una niña de 10 meses

El 80% de los gitanos son evangélicos. A diferencia de los católicos, no muestran fervor por las imágenes y la iconografía religiosa. La docuserie de Cuatro acude a Astorga (León) para ser testigo de la presentación de Carla, una niña gitana de 10 meses, en el culto. Por primera vez la Iglesia evangélica de esta localidad abre sus puertas y sale a la calle para predicar. La familia de Carla aprovecha este momento para presentarla en el culto, un acto similar al bautismo católico.