Pablo Motos: “Tenemos el compromiso y la ilusión de que Cristiano Ronaldo visite ‘El Hormiguero'”


El presentador del exitoso programa de Antena 3 cuenta todas las novedades de la nueva temporada de ‘El Hormiguero 3.0’. Además, adelanta algunos de los invitados que vendrán próximamente al programa, quién se le lleva un tiempo resistiendo y otras curiosidades.

Llevas diez años en ‘El Hormiguero 3.0’ ¿Cómo consigues mantener la motivación de tu equipo?

No sé decirlo en una sola frase. Somos amigos y hay una cosa que nos une a todos, que es la admiración. No contrato a nadie porque me lleve muy bien con él.

Pero ¿qué le dirías a los que piensan que es cansado hacer todos los días lo mismo?

Es que nunca hago lo mismo, cada día es diferente y siempre tengo curiosidad por saber qué va a pasar cada noche. Es que en las preparaciones hay mucha emoción también.

Cuando por primera vez vas a ver algo nuevo no sabes cómo va a salir. Por ejemplo, cuando vinieron Benicio del Toro y Tim Robbins hicimos una cosa muy complicada, un simulador de la máquina de feria que lleva un gancho para coger los regalos. El gancho era Marron, metimos en una piscina y no sabíamos cómo funcionaría. Siempre hay mucha emoción y nos lo pasamos francamente bien.

Muchas estrellas han visitado el plató de ‘El Hormiguero 3.0’, y con algunas has entablado una gran amistad, como con Will Smith ¿Con alguno más?

Debo confesar que me he hecho muy amigo de Sergio Ramos. Nos hicimos amigos antes de que viniese Pilar Rubio al programa y me tiene admiradísimo. Es un tío que, además de ser puro, es simpático y divertido, tiene un valor y una nobleza de samurái.

¿Y personajes fuera de nuestras fronteras?

No quiero alardear, pero tengo muy buena sintonía con Hugh Jackman, que le volveremos a ver el jueves que viene en el programa.

¿Y con Isabel Preysler?

Con Isabel tengo una muy buena amistad. Te aseguro que es una de las personas más divertidas que conozco, hace unos chistes… en privado. Luego, en público, eso no lo muestra, pero es un superdescubrimiento cenar con ella. Como contó en el programa, estuve en una de sus noches de cine donde se come muchísimo. Tiene invitados muy potentes, pero la primera norma que rige cuando entras en esa casa es que hay que mantener la intimidad. Esa noche se comen hamburguesas, perritos calientes, sándwiches… y piensas: “¡No puede ser que sigan comiendo!”. E Isabel, cuando pasamos al piso de arriba a ver la película, ¡seguía comiendo espaguetis! (risas).

¿Qué personaje que siempre se te ha resistido esperas tener esta temporada?

Estábamos bastante seguros de que tendríamos a Cristiano Ronaldo la pasada temporada. Estuvimos dos veces a punto pero la cosa se complicó. Tenemos el compromiso y la ilusión de que este año sí que sea. Creo que nadie más. En general, cuando hemos ido persiguiendo a gente al final han venido. A mí me seguiría haciendo muchísima ilusión que Rafa Nadal vuelva. Estuvo impresionante en la entrevista pero estuvo mucho más impresionante después de la entrevista cuando estuvimos charlando fuera mientras me tomaba una cerveza. Es un tío que tiene mucho que decir aunque sea muy tímido.

¿Por qué es tan difícil llevar a un político a un programa de televisión?

Es verdad. Yo estaré encantado de que vengan. Me interesa saber qué tipo de decisiones va a tomar y eso se sabe si cuenta un historia. Así sabrás si es una persona cruel, si es una persona que su palabra es la última, si es una persona que ha sufrido. La gente que ha sufrido en la vida tiene más posibilidades de saber cómo van a sufrir los demás. Me interesa ese tipo de entrevista.

¿Son diferentes las exigencias de un político a la de una estrella de cine?

Mis exigencias son diferentes. Cuando viene una persona porque ha hecho una película fascinante le voy a hacer una entrevista muy amable. Cuando viene un político lo que quiero saber es qué va a hacer con nosotros. Nosotros tenemos muy pocas oportunidades de decidir. Tenemos un sistema que nos da una oportunidad cada cuatro años de elegir entre un grupo de gente que una vez se acaban las elecciones quitan la sonrisa, se meten en un despacho y empiezan a manejar nuestra vida.

¿Te podrías cansar algún día de ‘El Hormiguero 3.0’?

Seguramente sí. De hecho ya tengo un par de ideas para proyectos, pero no hago proyecciones de futuro porque nunca las cumplo.

Por último ¿cómo fue tu lesión en el brazo?

Estaba haciendo submarinismo, una inmersión preciosa donde había muchísima vida y yo estaba feliz. Me di cuenta en primera persona que la vida te cambia en medio segundo porque al salir de la barca estaba subiendo por la escalera, vino un golpe de mar y me enganchó el brazo en la escalera. Llevaba el equipo de buceo encima que son como 17 kilos con los plomos. Me estalló literalmente el brazo. Sentí una descarga eléctrica y caí al agua y lo siguiente es que ya no podía mover el brazo. No funcionaba nada.

Me asusté. Me quitaron el equipo, me subieron a la barca y vi que con el neopreno puesto ahí había pasado algo grave. Cuando me quitaron el neopreno el bíceps lo tenía en el hombro y abajo no había nada. sólo estaba el hueso y la piel muy arrugada. Había una traumatóloga en la inmersión que me dijo que me había roto el bíceps, que me iban a tener que operar y que la recuperación era de seis meses. He tenido la suerte de que me ha operado Ángel Villamor y su equipo y me dice que podemos bajar la recuperación a tres meses. Confío ciegamente en él.