Nuevos tesoros y viejas fricciones, en la tercera temporada de ‘Me lo quedo’ en Discovery MAX


El domingo 2 de noviembre, a las 19,45 h., Discovery MAX vuelve a Canadá para asistir a las más encarnizadas y divertidas subastas de guardamuebles de la mano de un heterogéneo grupo de profesionales empeñados en encontrar los insospechados tesoros que estos trasteros ocultan en su interior.

En esta tercera temporada de ‘Me lo quedo’, cuatro equipos de peculiares cazadores de gangas se enfrentarán entre sí, armados solo con su experiencia, instinto e ingenio, para conseguir el derecho a escarbar en guardamuebles embargados y olvidados y descubrir si contienen objetos valiosos, con los que conseguir importantes ganancias, o si sólo contienen… basura.

Esta moderna caza del tesoro, que arranca con cinco minutos para echar un vistazo al trastero como única pista para decidir hasta dónde llegar en la subasta, es en realidad un complejo duelo psicológico en el que los protagonistas deben cuidar sus estrategias y medir sus acciones para no volver a casa con los bolsillos vacíos.

En esta nueva temporada, veremos a Roy Dirnbeck, ‘El instigador’, disfrazarse de Paul Bogart -que forma equipo con su hijo Kenny- para provocar tanta risa como desconcierto en una subasta en el centro de Toronto. Paul, conocido como ‘High Roller’, también tratará de conseguir ventaja en una subasta en Weston, al acudir con dos hermanas mayores.

Sin embargo, las cosas no saldrán como él tenía previsto. Mientras tanto, Ursula Stolf, apodada ‘El Knock Out’, casi llegará a las manos con Cindy Hayden, que conforma el equipo de ‘Los veteranos’ junto a Rick Coffill, en una tensa subasta en Cedarbrae. En otro de los episodios, localizado en Markham, Ursula no dudará en recurrir a su marido, que se gana la vida como investigador privado, para espiar a los demás participantes y tratar de adivinar sus estrategias.

En este tercer curso de ‘Me lo quedo’, los enfrentamientos y las fricciones entre los miembros de los cuatro equipos estarán de nuevo a la orden del día, como podrá comprobarse en una subasta en las afueras de Londres -Ontario-, en la que se encontrarán nuevos tesoros y resurgirán viejos rencores. Finalmente, la vida cambiará drásticamente para casi todos ellos en una subasta en Toronto; a excepción de para Royo.