Mujeres y hombres y cochinillos en una entrega de lo más animal en ‘Adán y Eva’


El paraíso multiplica su número de habitantes en una entrega de lo más “animal” donde el amor traspasará océanos para adquirir ritmos cubanos.

La pasión y el ritmo cubanos provocan una auténtica revolución en la isla de ‘Adán y Eva‘, que será testigo de maniobras de doble juego, dudas, deseo y confesiones muy poco confesables. El programa, que Cuatro emite este miércoles en prime time, recibe a cuatro participantes a cual más dispar.

Además, por primera vez la isla dará la bienvenida a un inquilino muy especial: un cerdito al que Adanes y Evas tendrán que cuidar y proteger hasta su marcha. El primer habitante del paraíso es un huracán cubano llamado Lenni. Tiene 28 años y se dedica a la danza.

Entusiasta, extremadamente hablador y muy seguro de la eficacia de sus estrategias de seducción, Lenni busca una mujer que le haga desbordar su frenesí y con la que compartir la verdadera pasión del amor. Su primera Eva es Begoña, una valenciana que trabaja como maquilladora y adicta a las extensiones.

Odia a los hombres que sólo buscan el sexo, por eso se muestra bastante arisca en las distancias cortas. Pese a que no le gustan las caricias y los roces piel con piel, en el fondo tiene un lado sensible.

Lenni tendrá un duro competidor en Miguel, un granjero catalán que adora los cerdos y que busca una mujer rural pero moderna, joven pero con mentalidad adulta. Los Adanes descubrirán que no tendrán que luchar por una sola Eva sino por dos. Miriam, una barcelonesa muy directa en sus intenciones, explosiva y ardiente llega a la isla desprendiendo “calor”.

La pasión, los celos, la diversión y hasta una cobra en toda regla convivirán en un paraíso con aire juguetón.

    

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!