Morey enseñará a bailar a Fátima en el próximo capítulo de ‘El Príncipe’


‘El Príncipe’ no solo es la serie líder en su emisión en abierto. También lo es en consumo diferido, en los siete días posteriores que contempla la medición de Kantar Media. El capítulo de estreno de la temporada, emitido en Telecinco el pasado miércoles, se ha convertido en el contenido más consumido de España desde el inicio de este parámetro de medición, con 448.000 espectadores a falta de dos días (hoy y mañana),

Este hito de ‘El Príncipe’ sitúa a la serie muy por delante de los registros obtenidos por los últimos estrenos de series como ‘Allí abajo’, que en sus siete días de consumo diferido acumuló 345.000 espectadores; ‘El Ministerio del Tiempo’, que obtuvo 294.000; y ‘Buscando el Norte’, que alcanzó 228.000.

Hasta la fecha, el contenido más visto de España en diferido era también un capítulo de ‘El Príncipe’: ‘Medias verdades’, el sexto de la segunda temporada, con 429.000 seguidores.

En lo que respecta al consumo online, El capítulo del pasado miércoles, ‘La debilidad’, ha sido objeto de 380.000 descargas en Telecinco.es y Mitele.es en tan solo cinco días.

El estreno del desenlace de ‘El Príncipe’ fue el pasado miércoles la emisión más vista en las cadenas comerciales con un 22,1% de share y 4.068.000 espectadores.

La siniestra venganza de Khaled sobre Fátima, en el episodio de mañana

En el capítulo de ‘El Príncipe’ titulado ‘Lo urgente y lo importante’, que Telecinco emite mañana miércoles, Khaled enfurece al enterarse que Fátima le ha engañado respecto a su embarazo y hace que tenga un grave accidente para simular la pérdida del bebé. Tras el incidente, Fátima toca fondo y, sin Morey, no encuentra razones para seguir batallando. La agresión ha sido presenciada por un testigo inesperado, Paco, que aprovecha la situación para intentar ganarse la confianza de Khaled.

 

Entre tanto, un par de chavales que trabajan en la obra roban parte de los explosivos de Khaled para reventar un cajero. La noticia de la explosión hace temer al terrorista que sus auténticos planes puedan descubrirse.