Miryam Benedited, Giuseppe Di Bella y Vicky Gómez: “Se hacen pocos programas musicales” (Exclusiva)


La tercera edición de “Tu cara me suena” está a punto de arrancar, y desde Mi Zona TV, os ofrecemos una entrevista en exclusiva a la Miryam Benedited, Giuseppe Di Bella y Vicky Gómez (coreógrafa y bailarines tanto de TCMS como de EN1).

El que fue equipo de baile de “El número uno” nos cuenta que para esta última edición trabajaban unas diez horas diarias durante tres días. De diez de la mañana hasta las diez de la noche.

“Trabajamos de diez de la mañana a diez de la noche”

El primer día era el de montaje. Se tienen que aprender todas las coreografías (recordemos, que, por ejemplo, la segunda gala de “El número uno” tuvo nueve concursantes y una actuación extra de Mónica y Pastora). Es un trabajo muy intenso y muy rápido; el segundo día era el día de enseñarlo y por último, el tercer día, el día de ponerlo sobre el escenario para que el cuarto fuese la gala.

En cuanto a la presión, nos cuentan que tienen unos jefes que confían mucho en ellos y que por lo tanto la presión se la ponen ellos mismos para que en un directo salga todo bien. En el falso directo, nos dicen, no hay tanta emoción.

“’El número uno’ a nivel creativo aporta más”

El caso de “Tu cara me suena”, es diferente a cualquier otro programa ya que se trata de copiar coreografías o de coger pasos parecidos y luego recrearlos, por eso nos dicen que “El número uno” a nivel creativo les aporta más.

Muchos bailarines cuentan con numerosos seguidores en las redes sociales y muchos de ellos tienen clubs de fans y tanto Giuseppe como Vicky se sienten muy apoyados por su público.

Hablamos también con Miryam sobre “Vive Cantando” ya que forma parte de esta serie como coreógrafa y confía en que tenga éxito ya que “es una serie fenomenal”.

“Se hacen pocos programas musicales”

Vicky Gómez, ex concursante de Fama, dice que faltan programas y series para que la gente mire el baile de otra manera y así se animen a bailar. Además, creen que si hubiese más formatos de este tipo sería bueno ya que cuando el espectador ve bailar a alguien en la tele, se anima y se apunta a clases de baile.

Por último, hablamos sobre la improvisación, nos dicen que “no existe” y que incluso se le puede pedir a un bailarín que haga algún tipo de improvisación, pero que incluso hasta esta improvisación estaría perfectamente medida.