Microteatro por Dinero: un giro espectacular en la forma de hacer teatro

El pasado jueves asistimos a Microteatro por dinero. Después de tanto tiempo escuchando hablar de este nuevo formato quisimos acercarnos a la capital para comprobar de primera mano qué era exactamente. Nos quedamos sorprendidos.

Para poneros en situación, Microteatro se define como un formato teatral consistente en la representación de una obra de duración inferior a los 15 minutos para un número máximo de 15 espectadores, representado en un escenario en el que el público se encuentra integrado dentro de una sala de medidas inferiores a los 15 metros cuadrados. 

Tuvimos la oportunidad de asistir a 3 de las 5 obras que se representan cada mes en la sesión de tarde. Microteatro por Dinero se caracteriza por su homogeneidad en el tema representado; en este mes de Diciembre el tema principal era el “Micro-Musical”, aunque cada mes cambia el tema y, por lo tanto, las obras representadas.

Los temas que se desarrollarán se saben con anterioridad, pues cualquier persona puede llegar a representar una obra en Microteatro por Dinero. Sólo tiene que enviar una propuesta de guión acorde con el tema del mes y los actores que van a representar esa obra. A partir de allí un equipo de expertos selecciona aquellas obras que más les han gustado. Lo esencial es que todas las obras tienen un hilo temático pero ninguna de ellas se parece en nada: cada sala es un mundo. Pues cada autor tiene absoluta libertad a la hora de encaminar un tema y puede usar la visión que más le guste para desarrollar su obra.

El Microteatro equivale al Teatro lo que el Cuento a la Novela o el Cortometraje al Largometraje. Se reproducen obras enteras, con un planteamiento, un nudo y un desenlace totalmente sólidos, lo único que cambia es la duración de ellas.

Es un sitio ideal para aquella gente con poco tiempo libre que siente la necesidad de desconectar un rato del mundo y meterse en otro mundo, en una sala de Microteatro situado en la Calle Loreto y Chicote 9 de Madrid. 

Como hemos dicho anteriormente, tuvimos la oportunidad de ver 3 de las 5 obras: En un encender y apagar, Por culpa del amor y Sonaba Rock&Roll.

La primera muestra la lucha de un actor para seguir dedicándose a lo que más desea. Con una escenografía nula, en la que sabemos los sitios en los que se encuentra el actor por una pequeña pantalla arriba que nombra donde se encuentra el actor. El punto fuerte que encontramos en la obra fue como con tan poco… se puede hacer tanto. Un solo actor, en este caso Pablo Puyol, iba encendiendo luces, según la luz que encendía, el lugar cambiaba. Una obra que te deja con ganas de más, con una versión en gran formato pero sin cambiar nada para seguir con esa magia que envuelve la obra. Cuando lo único que se usan son detalles, te dejas llevar por esa magia.

La segunda obra muestra como un chico y una chica, después de acostarse una noche, se despiertan sobrios y las reacciones de cada uno: ella se siente enamorada y él piensa que ha sido un polvo más. Desde mi punto de vista creo que es una obra tan buena… que se podría ver cada semana y no dejaría de sorprendernos y de encontrar pequeños detalles nuevos. El ritmo que marca la obra es extraordinario, pues hay una música de una duración de 15 minutos que acompaña un texto picado con las canciones de por medio. Cualquier mínimo error de texto o de tempo destrozaría toda la obra. Es la propuesta más arriesgada, pero también se ve la más ensayada y, por las reacciones que tuvo el público, la que más gusta. Es una comedia con un ritmo vertiginoso con unas canciones muy divertidas y con un texto maestral. 

Finalmente, Sonaba Rock&Roll destaca por su escenografía y las coreografías. Es la obra más fiel al músical clásico, pues hay cambios de escenografía en medio de la obra que no distraen la mirada del espectador y unas coreografías dignas de un musical de gran formato. Quizás el texto puede llegar a parecer un poco previsible, aunque las letras de las canciones son muy buenas y pegadizas. Porqué, como dice la letra: sonaba Rock&Roll dentro de mi cabeza.

Los ensayos de una obra de MicroTeatro se suelen hacer en espacios pequeños y económicos, puesto que el presupuesto y los beneficios no suelen ser elevados. Mientras unos aprovechan el salón de casa para ensayar, otros aprovechan sus escuelas de interpretación para dar vida al guión.

El pequeño formato está creciendo considerablemente en tiempos de crisis, mientras que muchos teatros grandes cierran por sus pérdidas económicas, los pequeños locales han sabido aprovechar muy bien la crisis y han creado un público fiel. Será por los precios económicos, por la gran calidad de sus obras, por el tiempo de duración o quizás, porque aportan mucho a la forma de ver teatro para el espectador, que te deja sorprendido no sólo por la obra, sino también porque cada espacio es distinto y cautivador, y de lo bueno nunca se cansa el público.

Además MicroTeatro también cuenta con un bar en la que el espectador puede tomar algo entre función y función, y si no se lo acaban que no se preocupen, que pueden bajar las bebidas a la obra. Si quieres saber más sobre Microteatro: horarios, funciones, novedades, no dejes de visitar su web: www.teatropordinero.com.

Larga vida al pequeño teatro.