Mauricio se hace pasar por profesor de artes marciales, este domingo en ‘Aída’


Paz y Simón están a punto de salir de viaje para que Paz se evada y deje de pensar en Luisma. Macu se ofrece como conductora de la autocaravana que han alquilado para acoplarse en el viaje con ellos. A los hermanos no les apetece la idea de ir de vacaciones con Macu pero ninguno dispone de carnet para conducir este tipo de vehículos y terminan aceptando la presencia de Macu.

Soraya acude a una terapia psicológica en la que se descubre que el motivo de su crisis de ansiedad es que está permanentemente intentando agradar a los demás sin atreverse a expresar lo que en realidad opina o siente. El psicólogo le indica que, para evitar que tenga otro ataque, tiene que empezar a decir lo que piensa y no lo que quieren oír los demás. Sin embargo, sus amigos no estén preparados para tanta sinceridad.

Mauricio está leyendo un cartel que ofrece clases de Artes Marciales. Jonathan le comenta los beneficios que la práctica de este tipo de deporte causa entre las féminas. Mientras están manteniendo esta conversación aparece una atractiva señora, llamada Mari, y le pregunta a Mauricio si conoce al profesor de Judo que se anuncia en la publicidad. Mauricio, sintiéndose atraído por la mujer, asegura que él mismo es el experto que imparte las clases quedando ambos de acuerdo para iniciar el aprendizaje.

Jonathan se ha quedado detenido en el ascensor debido a las pésimas condiciones de seguridad en las que se encuentra el edificio. Barajas ve peligrar su puesto de trabajo debido a las protestas de los vecinos que consideran insuficiente el mantenimiento que el portero hace de la finca. Barajas, consciente de esta situación, se siente con el deber de extremar las medidas de seguridad.