‘MasterChef’ vive el primer abandono voluntario por el alto nivel exigido


‘MasterChef’ no es un juego de niños. Cada semana, el nivel exigido por el jurado es superior y no todos los aspirantes pueden soportarlo. Por eso, esta semana (miércoles, 20 abril a las 22:15 h) el talent-show culinario vivirá el primer abandono voluntario de uno de los aspirantes. Será una despedida muy dolorosa para el afectado, para sus compañeros y para el jurado.

En el primer reto de la noche, Carlos Maldonado, el ganador de la pasada edición, regresará a las cocinas de ‘MasterChef’ para contagiar a los aspirantes de su “nervio” y de su espíritu de superación. Los concursantes deberán entrenar su memoria visual y gustativa tras catar uno de los platos del talaverano. Solo tendrán 75 minutos para reproducirlo a la perfección. El que demuestre poseer el mismo don que Carlos conseguirá el ‘pin’ de la inmunidad y capitaneará uno de los dos equipos en la prueba exterior.

Los aspirantes cocinarán en la base militar de Torrejón de Ardoz

Los aspirantes tendrán que superar los errores del programa anterior, organizándose mejor y aprendiendo disciplina en la base aérea de Torrejón de Ardoz, donde rendirán un homenaje a la Unidad Militar de Emergencias (UME). Este cuerpo de élite, integrado en las Fuerzas Armadas y compuesto por 3.500 efectivos, trabaja en zonas de catástrofes y grave riesgo. El jurado organizará un cóctel para conmemorar el décimo aniversario de la UME.

El equipo que no esté a la altura pasará a la prueba de eliminación, donde cocinará con los manjares del mar: los crustáceos. Buey de mar, centollo, nécora, cangrejo azul, bogavante y cangrejo de río serán algunos de los productos que se esconderán bajo la ‘caja mágica’. El reto será elaborar un plato libre con estos ingredientes en 60 minutos. El aspirante con menos aptitudes deberá dejar su delantal.