‘MasterChef Junior’ logra el doble de niños participantes tras el éxito de la primera edición


“Me gustaría entrar en MasterChef Junior porque quiero abrir un restaurante y tengo que aprender las cosas buenas y los fallos de mis platos”. Así de claro lo tiene Julio, uno de los pequeños que acude, junto con los otros 60 niños seleccionados, a la fase presencial del casting celebrada en Madrid, para la nueva edición del reality de cocina más visto de la televisión.

Este año la participación se ha duplicado gracias al éxito de la pasada temporada. RTVE.es ha recibido más de 5.000 solicitudes de niños de entre 8 y 12 años. “Es un reto, mi sueño y una experiencia inolvidable”, asegura Rodrigo, otro de los “mini-chef”.

“Lo que más se valora, además del nivel de cocina, es la autonomía con la que preparan sus platos, la creatividad, el desparpajo y la curiosidad culinaria“, explica Esther González, directora de casting.

3, 2, 1…¡a emplatar!

Tras una larga espera a las puertas del Hotel NH Ribera del Manzanares y la correspondiente foto de familia, los más pequeños de la casa cruzan la entrada directos a la sala de emplatado. “Quiero entrar porque creo que estoy capacitada para cocinar para grandes cocineros como Samantha, Pepe y Jordi”, alardea la pequeña Ariadna.

Seguridad, confianza y positivismo son las palabras que describen a estos valientes. “Creo que es una oportunidad única para ser un buen cocinero”, comenta Adrián. Acompañados por uno de los padres y sin ayuda alguna, abren sus neveras y, en 20 minutos, preparan lo que con tanto esmero han traído cocinado de casa. “Hay niños que ni siquiera llegan a las cazuelas y preparan platos extraordinarios”, asegura Esther.

¡Comienza la cata!

Cachopo asturiano con verduras, conejo al salmorejo, cordero asado, merluza a la sidra, natillas caramelizadas y lomo de cerdo con salsa agridulce son algunos de los platos de estos aspirantes a chef. “¡Le doy mi toque personal a los platos para que me salgan más ricos!”, explica contento Marco.

David Marsal, Alejandro Alcántara, Manuel Viseras y Eduardo Velasco se encargan de probar los platos y elegir quiénes son los 16 participantes merecedores de las cucharas de madera que les darán el pase a la siguiente prueba de la tarde en la que deberán cocinar un plato improvisado con un ingrediente sorpresa. “Valoramos su iniciativa y lo que nos quieren decir con su plato”, apunta David.

Los expertos culinarios centran su atención en el manejo de los utensilios, los conocimientos que tengan sobre cocina, la presentación y la calidad del plato. “Realmente no sabes si lo ha hecho él o los padres y, viéndolos cómo se desenvuelven con la comida, vemos si el niño cocina o no”, asegura Manuel.

Los “mini-chef” vienen más preparados que nunca

“Este año hemos visto que hay mejor nivel que el año pasado. Algunos niños dicen que han empezado a cocinar a raíz del programa y otros que llevan metidos en la cocina de la abuela desde que pueden andar”, añade entre risas.

La cocina es pura pasión y los platos pueden entenderse como una forma de expresión. Por eso, es muy importante que “se vea que son niños que aman la cocina y que tienen una técnica y un toque personal”, detalla Alejandro.

MasterChef Junior, el reality más esperado por los niños

Cada vez son más los niños que se aventuran a meterse entre fogones. “La primera edición del Junior ha animado en los hogares a que los niños quieran entrar en el mundo de la cocina”, explica Eduardo. Los seleccionados de todas las comunidades de España deberán asistir a la recta final de los casting en Madrid, en la que se decidirán los 16 concursantes que participarán en la segunda edición de MasterChef Junior.