María José Campanario se convierte en la próxima víctima de ‘Ciento y la madre’


La mujer de Jesulín de Ubrique protagonizará una de las bromas con cámara oculta del próximo programa de ‘Ciento y la madre’. La Campanario se tendrá que ver las caras con Patricia Conde, ha asegurado que se lo ha pasado bomba, espera que la gente disfrute y se lo pase bien, además una de las personas que más se merece que le gasten una broma es “mi marido”, ha dicho.

Así es ‘Ciento y la madre’

Para combatir el estrés diario y descargar tensiones con la risa como único remedio natural surge ‘Ciento y la madre’, nuevo programa de bromas con cámaras ocultas que Cuatro emite todos los jueves, en prime time, y que contará con la colaboración cada semana de varios personajes famosos.

Para hacer de la broma todo un arte hace falta un buen gancho. O dos. O incluso “Cien”, porque en ‘Ciento y la madre’ forman parte de la broma el público, los famosos invitados, los colaboradores y por supuesto, Patricia Conde. Todos ellos son miembros de un equipo de “gamberros” que se coordinarán para que la broma salga impecable.

Los famosos también forman parte de los “Cien”

Producido por la cadena en colaboración con La Competencia, “Ciento y la madre” contará cada semana con la participación de varios personajes famosos que actuarán de gancho de la manera más original e inverosímil. Juanra Bonet, Eva Hache, Fernando Tejero, Carmen Lomana, Ana Obregón, Paco León, Mª José Campanario o Falete formarán parte de las celebrities de los “Cien” dispuestos a propagar la risa donde haga falta participando tanto en plató como en localizaciones exteriores.

Todos ellos dejarán de ser populares por un día para convertirse en fruteros, panaderos, charcuteros o dependientes. También se enfrentarán al divertido “pinganillo de Patricia” donde tendrán que demostrar su sentido del humor y dotes de improvisación, diciendo y haciendo sólo lo que la presentadora les pida a través de un micrófono oculto. Un divertido experimento que se podrá ver por primera vez en televisión.