Los Secretos versionan la nueva sintonía de la cabecera de ‘Cuéntame cómo pasó’ en la 15ª temporada


La música de Los Secretos sonará dentro de muy poco en Televisión Española. Regresa a La 1 de nuevo ‘Cuéntame cómo pasó’, la serie española más premiada de todos los tiempos, con nuevas entregas de las peripecias y las emociones de la familia Alcántara en unos tiempos de cambio. Este año, la acción comienza en el verano en 1982, una temporada en la que además de actualidad y ficción, la serie incluye nuevas propuestas musicales.

Más de cinco millones de espectadores se emocionaban con la música de Los Secretos en la despedida de la pasada temporada: ‘A tu lado’ sonaba en la última escena de la serie, en la que los Alcántara volvían a San Genaro rodeando a un Carlos todavía frágil tras su dramático paso por la cárcel.

Carlos Alcántara, veinteañero en la ficción y empresario de la noche madrileña, es además  el personaje con el que más se identifica Álvaro Urquijo, que comenzó su profesión de músico en el Tos, banda que tras la muerte de su batería Canito daría lugar a Los Secretos, uno de los protagonistas del ya mítico concierto de Caminos que dio el pistoletazo musical a la Movida madrileña. “Carlos y yo somos prácticamente de la misma edad, creo, así que algunas de las cosas que le pasan a él las he vivido yo”.

Álvaro Urquijo, líder y vocalista de la banda, se declara un seguidor de la serie desde el principio. “Me hizo mucha ilusión cuando nos propusieron hacer nuestra versión: sigo ‘Cuéntame’  desde el principio, así que le he puesto todo el cariño”. El año en el que transcurre la ficción en la próxima temporada, 1982, fue importante para el grupo. “Hicimos más de 150 conciertos en poco más de un año. Y con lo que gané de aquella gira- recuerda Álvaro- me compré una guitarra y un amplificador.”

 A través de más de 30 años, la música de Los Secretos es parte fundamental de la banda sonora de más de una generación, con temas como ‘Déjame’ o ‘Sobre un vidrio mojado’. De 1982, Jesús Redondo, teclista, recuerda “el concierto de los Rolling en el Calderón  y que fue la primera vez que voté” y Ramón Arroyo, guitarrista, la efervescencia y toda la renovación musical que se produjo en aquellos años. “Era como un juego: había una gran camaradería entre todos los que tocábamos entonces. Todo nos parecía nuevo”– dice Álvaro.