“Los Pitufos”, radiografía del barrio onubense de La Orden, este viernes en ‘Callejeros’


Les conocen popularmente como ‘Los Pitufos’, pero lo único que une a los personajes del célebre cómic del belga Pierre Culliford con los más de mil vecinos del barrio onubense de La Orden es el color azul de algunas de las columnas centrales de sus viviendas. Sus protagonistas, sus costumbres y rutinas se verán reflejados en “Los Pitufos’, nueva entrega de “Callejeros” que Cuatro emite este viernes 11 de octubre a las 00:00h.

“Papá Pitufo murió hace muchos años y aquí sólo quedamos ya los pitufillos”, afirma Vicente, uno de los vecinos del barrio. Según Alba, otra vecina de La Orden en paro y a la espera de que su marido salga de prisión, “este es un barrio normal, con gente buena y gente mala como en todos lados”, cuenta mientras pasea a bordo de su descapotable nuevo: “me ha costado más de 4.000 euros que he pagado en metálico, los he ahorrado trabajando en el campo”.

“Callejeros” dará voz a otros ‘pitufos’ como José ‘La trianera’, conocido con este apodo entre los vecinos por las sevillanas de contenido erótico que compone y propietario de unos ultramarinos con servicio a domicilio que abre hasta las dos de la mañana. “Cada día me saco 400 o 500 euros”, asegura.

La tasa de paro en una de las calles del barrio, Gonzalo de Berceo, es muy alta. Pero no es ningún impedimento para Francisco, que está a punto de tener su cuarto hijo y que se dedica a cultivar uno de los nueve huertos que los vecinos han labrado aprovechando terrenos baldíos.

Para encontrar trabajo muchos omiten en su curriculum que su lugar de residencia son estas viviendas sociales, pese a que la situación ha cambiado por completo en los últimos años, según sus habitantes.

Para ellos, la clave estuvo en marzo de 2009, cuando unos altercados con la Policía llevaron a los agentes a acordonar la zona durante varios días. A pesar de todo, ‘Los Pitufos’ intentan poner al mal tiempo buena cara y mirar con optimismo al futuro. Lo hacen desde las plazas traseras de los bloques, donde tiene lugar la mayor parte de la vida social al atardecer, cantando, bailando o compartiendo una barbacoa.