Los mejores momentos del capítulo 9 de ‘Frágiles’


¿Te perdiste ayer el estreno de la nueva temporada de ‘Frágiles‘? En la web oficial de la serie han subido las mejores escenas del capítulo, el cual puedes ver íntegro en su página y en la web de MiTele.

Pablo es atropellado por José

La vida de Pablo parecía encauzada cuando decide quedarse con Teresa. Sin embargo, minutos después su vida vuelve a dar un giro inesperado cuando su cuñada le llama por teléfono para comunicarle que Ana ha despertado del coma. Además, el fisioterapeuta es atropellado por José, ex de Teresa.

La nueva vida de Pablo

La inesperada recuperación de Ana y el atropello cambian la vida de Pablo, que decide romper con todo. El fisioterapeuta deja su casa, rompe con Teresa e inicia una nueva vida en la que Mario se convierte en su gran apoyo.

Lola está embarazada

Poco a poco, Lola se va convirtiendo en una mujer independiente y con menos miedos. En esta segunda temporada, la joven trabaja como secretaria de Pablo, que se ha convertido en su mayor apoyo en un momento crucial de su vida ya que Lola va a ser madre.

Pablo conoce a su nuevo paciente, un indigente

Los pacientes de Pablo siguen siendo únicos. En esta ocasión, el fisioterapeuta tendrá que trabajar con Pablo, un indigente que llega a su consulta de la mano de Sandra, una antigua paciente de Pablo que decide ayudarle después de que unos jóvenes le dieran una paliza.

Lola se va de casa

Desde que Lola descubrió que su madre le había mentido respecto a su padre, su relación no funciona y la joven decide marcharse de casa y se va a vivir con Jorge, otro joven Asperger que le ayudará en su nueva aventura como madre.

Pablo y Teresa se reencuentran

Casi un año después de verse por última vez, Pablo y Teresa se reencuentran en casa de Mario, donde el fisioterapeuta le deja claro que entre ellos no hubo nada.

Pablo descubre que Ricardo es el padre de Sandra

Tras dos consultas, Pablo se da cuenta de que Ricardo es el padre de Sandra y que por eso vive en el banco que hay enfrente de su casa. Tras descubrir que padece una grave enfermedad que le va a dejar en silla de ruedas, Pablo le recomienda que le cuente a Sandra la verdad.

Ricardo le confiesa a Sandra que es su padre

Pablo, a Teresa: “Te quiero y quiero estar sólo contigo”

Tras ser atropellado por José, Pablo comienza una relación con Teresa, que se convierte en su mejor apoyo. “Te quiero y quiero estar sólo contigo”, le decía un mes después del accidente el fisioterapeuta a Teresa. Sin embargo, la sombra de Ana planea sobre la pareja.

Pablo le dice a Sandra que ayude a su padre

Tras saber que Ricardo es su padre, Sandra acude a la consulta de Pablo para saber su opinión. “Si le ayudas lo peor que puede pasar es que te equivoques pero eso te permitiría olvidarle para siempre. Si no lo haces, ¿no crees que te arrepentirás toda la vida?”

Pablo se da cuenta de que su vida no es como él desea

Tras hacerle ver a Lola que es una mujer independiente y capaz de todo, Pablo escucha los sabios consejos de la joven, que le hace ver que no lleva la vida que desea.

Lola: “Tengo la vida que quiero”

Tras una vida en la que su madre ha cuidado de ella, Lola es una mujer independiente. “Tengo la vida que quiero”, dice Lola, que sola afronta el reto más importante de su vida: ser madre y como cualquier madre tiene miedos.

Sandra perdona a su padre

Tras descubrir varios recuerdos de su infancia entre las cosas de Ricardo, Sandra decide escuchar su historia. Al descubrir que siempre había estado muy cerca de ella, Sandra le perdona y le tiende la mano para ayudarle.

¿En qué mujer piensa Pablo?

Tras su charla con Lola, Pablo empieza a pensar en otra mujer y se lo dice a Marta, que decide dejarle.

Lola y Jorge sienten las primeras patadas del bebé

La vida de Lola está cambiando muy deprisa. Tras instalarse en casa de Jorge, Lola y su amigo discuten por primera vez debido a una fotografía de Nacho. Sin embargo, el enfado de Jorge es breve ya que Lola comparte con él un momento único: las primeras patadas de su hijo.

Pablo entiende que Ana sigue siendo importante en su vida

Un año después de que Ana despertara del coma, Pablo comprende que su mujer sigue ocupando un lugar muy importante en su vida y va hasta su casa para poder verla.

“Las pequeñas cosas no sirven para nada si no las compartes con alguien a quien quieres”

Su conversación con Lola le abre los ojos a Pablo que descubre que Ana sigue siendo importante en su vida. “Que las pequeñas cosas no te engañen. Son pequeñas, no sencillas. Tienen trampas. Esas pequeñas cosas no sirven de nada si no las compartes con alguien a quien quieres. Sólo cuando las compartes, las pequeñas cosas pasan a convertirse en auténticas joyas.”