Los aspirantes de ‘MasterChef’ trabajarán en el servicio de habitaciones de un exclusivo hotel de Andorra


Una semana más, el jurado de ‘MasterChef’ pondrá a prueba a los aspirantes con nuevos retos gastronómicos. En primer lugar, tendrán que preparar una sopa siguiendo las pautas de la chef Beatriz Sotelo. El acompañamiento consistirá en una quiche lorraine.

En Andorra, se encargarán del servicio de habitaciones del Hotel Hermitage, que acogerá a dos huéspedes muy especiales: Luis Larrodera y Xavier Deltell. Por último, los reposteros Christian Escribá y Patricia Schmidt les encargarán una versión del huevo Fabergé.

La chef Beatriz Sotelo, con una estrella Michelin, les dará las claves de cómo elaborar distintos tipos de sopas, respetando siempre el producto principal. Pero no será el único plato que cocinen los concursantes. Acompañarán la sopa con una quiche lorraine. Los aspirantes tendrán que ser muy rápidos, porque los ingredientes pasarán, a toda velocidad, por una cinta transportadora en la que no solo habrá alimentos, sino también sus objetos personales más preciados, que el jurado ha robado antes en la casa.

 

En la prueba por equipos, los aspirantes viajarán a Andorra. Rodeado de nieve y montañas se encuentra el exclusivo Hotel Hermitage, donde los aspirantes no pasarán una estancia tranquila. Tendrán que hacerse cargo del servicio de habitaciones del hotel. Luis Larrodera y Xavier Deltell, acompañados de todos los personajes a los que imitan, volverán locos a los aspirantes con sus peticiones. El teléfono no parará de sonar y la comanda crecerá a lo largo del día. Ni el jurado ni Eva González resistirán la tentación de hacer alguna petición loca a los concursantes.

De vuelta a las cocinas, les esperará una prueba en la que demostrarán su delicadeza tallando una joya. Los reyes de la repostería Christian Escribá y Patricia Schmidt pedirán a los aspirantes que hagan sus propias versiones del famoso huevo Fabergé. El aspirante que demuestre menos creatividad, colgará su delantal.