Los aspirantes a ‘MasterChef’ cocinarán acompañados de sus madres en un programa lleno de emociones y sorpresas


Las madres serán protagonistas de ‘MasterChef’ esta semana. Los concursantes tendrán que cocinar un plato que les será familiar y para el que contarán con la inspiración de sus progenitoras. En juego estará el delantal dorado, que les dará paso directamente al próximo programa. Los concursantes cocinarán en la cueva de Los Jameos del Agua en Lanzarote y conocerán la gastronomía canaria. La prueba de eliminación estará llena de productos exóticos. Y por primera vez en ‘MasterChef’, un aspirante decidirá abandonar.

Los siete aspirantes que siguen en ‘MasterChef’ deberán demostrar su profesionalidad con un plato muy familiar. Trabajarán con mucho amor y contarán con la inspiración en esta dura tarea de la cálida e inesperada visita de sus madres. Incluso Pepe tendrá una sorpresa, con la llegada de su hermano Diego Rodríguez Rey, jefe de sala del restaurante que dirigen, El Bohío (Illescas).

Las madres intentarán transmitir la sabiduría necesaria para que sus hijos reproduzcan y superen sus recetas. En juego está el delantal dorado, que les dará el paso directo al siguiente programa.

Tras el conmovedor reencuentro, los aspirantes viajarán a Lanzarote, isla de volcanes y paisajes extraordinarios, para cocinar en la cueva de Los Jameos del Agua. Un reto en un paraíso donde mostrarán la riqueza de la gastronomía canaria: papas arrugadas, baifo asado, mojo picón, mojo verde, lapas a la plancha, papas embarradas, huevos Mole y plátano canario. Sin embargo, este lugar de ensueño podría convertirse en una pesadilla para uno de los aspirantes.

Para salvarse de la eliminación, el equipo perdedor tendrá que superar con nota una dura prueba. Cocinarán un entrante y un plato principal con productos raros y exóticos, poco habituales en la cocina del día a día, como carne de ñu, ancas de rana, carne de canguro y ortiguillas.


Etiquetas:,