laSexta estrena este miércoles ‘Merlí’, una ficción que demuestra que las clases de filosofía pueden ser sorprendentes


Protagonizada por Francesc Orella, ‘Merlí’ sigue las clases de un carismático profesor de filosofía. La serie cuenta con una primera temporada de 13 episodios, que obtuvieron grandes datos de audiencia en la televisión catalana, siendo el mejor debut de ficción en TV3 desde 2008. Junto al calor del público, ‘Merlí’ también conquistó a la prensa y crítica televisiva especializada.

Cada una de las entregas versará sobre un filósofo en concreto. El maestro y protagonista resucitará para los alumnos a Sócrates, Hume, Nietzsche y otras figuras de la historia del pensamiento. Los capítulos, de 50 minutos, tendrán como hilo conductor a uno de esos pensadores.

Dentro del reparto, a Francesc Orella le acompañan jóvenes talentos y nombres conocidos como Pau Durà, Pere Ponce, Anna M. Barbany, Jordi Martínez, Marta Marco y Victòria Pagès, entre otros.

Creada por Héctor Lozano y dirigida por Eduard Cortés, el guion está firmado por el propio Héctor Lozano, junto a Laia Aguilar y Mercè Sàrrias.

Con ‘Merlí’, laSexta continúa con su apuesta de ofrecer los mejores productos a los espectadores. En su noche de estreno, después de ‘El Intermedio’, la cadena emitirá los dos primeros capítulos.

¿Alguna vez has escuchado a algún profesor decir: “Hoy no tengo ganas de quedarme en clase”? Así es ‘Merlí’

“Os quiero ver despiertos, con las antenas puestas…” Esta es una de las primeras cosas que Merlí dice a su grupo de bachillerato. “Andad mientras reflexionáis”, haciéndoles levantar de su asiento.

La filosofía pone en duda todo lo que nos rodea y este profesor de instituto quiere que sus alumnos sean observadores, que se mojen y tengan espíritu crítico. Por eso, elegirá a un grupo de diez estudiantes para que sean los peripatéticos del siglo XXI. Como si fuese un nuevo Aristóteles, Merlí les va a enseñar a cuestionar las cosas, a reflexionar… Pero su carácter irónico, el maestro generará revuelo en el instituto. No todos están dispuestos a aguantarlo.

¿Pero cómo podrá ayudar Platón a un chico agorafóbico? ¿Qué relación tiene Schopenhauer con la búsqueda de identidad de una chica rebelde? ¿Si un alumno se quiere ligar a una chica, Maquiavelo le podrá servir de inspiración? ¿Podrán los sofistas conseguir que una chica no abandone los estudios? ¿Los filósofos escépticos podrán dar fuerzas a un chico que no se atreve a enfrentarse a su padre? En cada entrega en laSexta, ‘Merlí’ irá respondiendo a éstos y otros muchos interrogantes.

“He escrito la serie que me habría gustado ver cuando tenía 16 años. Una serie que me hiciera pensar y que me divirtiera al mismo tiempo, que me ayudara a tomar decisiones, que me hiciera poner en duda algunas cosas, que me ayudara a no sentirme distinto… o al contrario: a valorar la diferencia.

Quería que fuese una serie que retratase un mundo reconocible para todos: la escuela. Una serie con unos protagonistas jóvenes a quienes habría querido tener como amigos: los peripatéticos.

Y, sobre todo, necesitaba un gran protagonista: un profesor especial, que sabe conectar con los alumnos, carismático, culto, seductor, sensible… pero también con defectos, con una moral propia y en conflicto constante con el resto del profesorado: Merlín. Tenía que ser una serie que hiciese reflexionar… ¿Qué asignatura me permitía ese grado de reflexión? Filosofía.

Tenía claro que no quería ver alumnos pasotas, sublevados, poco motivados, que solo esperan a que suene el timbre de fin de la clase. Los alumnos de Merlí quieren saber cómo era ese hombre tan curioso que se llamaba Sócrates, y por qué Shopenhauer era un malhumorado, y qué piensa Aristóteles de la felicidad… Pero sobre todo lo que quieren es levantar la mano en mitad de la clase, y gritar fuerte lo que piensan ellos.

Es ese grito adolescente el que se oye constantemente en la serie, esa necesidad de hablar en un momento en el que los adultos les ven todavía como críos, y ellos se sienten ya adultos y empiezan a sufrir lo que ya nunca dejaran de sentir: que la infancia se ha terminado para siempre y que pasar a ser adulto a veces es una mierda.

Pero si tienes un profesor cojonudo que te guía o que te hace rabiar cuando es necesario o que te da caña cuando te lamentas o que te guarda un secreto, y que encima te hace reír… Entonces es más fácil resolver los problemas. Por todo eso cuando yo tenía 16 años me habría encantado tener un profe que se llamara Merlí”.

Héctor Lozano

Merlín Bergeron (Francesc Orella). 55 años

Profesor de filosofía, culto, de moral propia. Es un hombre que va a lo suyo, y destaca por sus poderes de seducción. De humor negro afilado, resulta irritante, mordaz e irónico para el resto de profesores, pero no para sus alumnos, que le encuentran original, divertido y estimulante. Tiene un hijo, Bruno, de 16 años, con quien quiere recuperar su relación.

Merlí no quiere problemas, quiere soluciones. Es un hombre que se echa a la calle y no se calla nada de lo que piensa. Esto provoca incomodidad en los demás, especialmente en los compañeros del claustro de profesores del Instituto Àngel Guimerà.

Los alumnos

Bruno Bergeron (David Solans). 16 años

Bruno es hijo de Merlí. Extrovertido, posee una ironía que le viene de su padre y de su abuela. De padres divorciados, este año ha ido a vivir con su padre. Su relación con él es distante y complicada. Pero, además, también es su profesor y para Bruno es muy complicado tener a un padre en clase que da la nota ante sus amigos… A él le gusta ser discreto.

De su padre también ha sacado la mala leche y saberse quejar de las cosas, momento en el que se olvida de su habitual discreción. Tiene buen rollo con todo el mundo, pero especialmente con Tània. Son inseparables y se tienen mucha confianza.

Marc Villaseca (Adrian Grösser). 17 años

Marc Vilaseca es amigo de todos, no se mete en malos rollos, es gracioso en clase y le encanta gustar para tener su lugar en el grupo. Es responsable con los estudios y tiene claro que cuando sea mayor quiere ser actor. Va a clases de teatro por las tardes y le encanta recitar a Shakespeare a las chicas para impresionarlas. Sabe escuchar y es muy empático con los problemas de los demás. Su mejor amigo es Gerard. Le encanta ir en skate al insti, y va a clases de guitarra como actividad extraescolar.

De padres separados, no se habla con su padre. Es optimista y siempre está animado. Tiene un hermano pequeño con quien se lleva muy bien y de quien se ocupa.

Joan Capdevila (Albert Baró). 16 años

Joan es un adolescente tierno a quien la presión familiar no deja vivir ni pensar libremente. Se caracteriza sobre todo por su timidez. Tranquilo, humilde, atento, educado, ordenado, maduro para su edad, limpio, observador… No le gusta ser el centro de atención, por lo tanto siempre dice lo justo y necesario con intensidad y contundencia.

Hijo único de una familia conservadora, sus padres han puesto en él todas sus expectativas de futuro. Tiene un comportamiento excelente en clase. Estudioso y aplicado, escucha música clásica. Admira las clases de Merlí, cree que es un gran profesor, que motiva a los alumnos.

Berta Prats (Candela Antón). 17 años

Berta tiene actitud chulesca y una imperiosa necesidad de llamar la atención. Como a menudo se siente sola, se hace la fuerte. Puede caer mal si no la conoces bien.

No es buena estudiante, no le gustan las clases. En realidad, se las pasa dibujando su mesa, que parece ser lo único que la llena. Pero es una chica inteligente y atrevida, incomprendida. Le falta el tan importante amor familiar y quizá por eso busca a un chico que la consuele.

Es una adolescente perdida que busca su camino sin encontrarlo, por eso esgrime el cinismo como arma para defenderse del mundo. Le gusta divertirse, las fiestas y olvidarse de sus problemas. Como todos los adolescentes, busca su lugar en el mundo.

Gerard Piguillem (Marcos Franz). 16 años

Gerard es un insatisfecho divertido. Jamás tiene todo lo que desearía y eso le frustra. No tiene muy claro a lo que se quiere dedicar en la vida, pero su madre le ha animado siempre a estudiar una carrera. No tiene problemas para hacer amistades, no es especialmente tímido… Bueno, con las chicas sí lo es y no se desenvuelve nada bien. Se enamora a menudo, pero no le corresponden, y eso le lleva a pensar que es feo o que algún aspecto de su personalidad no les gusta. Pero simplemente es poco hábil ligando.

Tiene una buena relación con su madre, de cierta confianza, pero también se enfada a menudo ya que ella se mete demasiado en su vida. Su madre le tiene sobreprotegido y él se deja proteger.

Iván Blasco (Pau Poch). 16 años

Iván está matriculado en primero de bachillerato, pero se pasa el día encerrado en casa y no atreverse a pisar la calle. El exterior se ha convertido en una agonía y un peligro para él, y se pasa el día en el piso donde convive con Miriam, su madre, la persona con quien tiene el vínculo emocional más fuerte. En realidad, la única persona hasta que Merlí se presenta en su casa.

Los especialistas le han diagnosticado un principio de agorafobia, pero él no quiere hablar con psicólogos. Se siente decepcionado y completamente desconectado de la sociedad que le ha rodeado hasta ahora. No se cambia mucho de ropa, no se corta el pelo, no limpia lo que ensucia, no quiere saber nada de nadie. En clase se le considera un friki.

Mónica del Villamore (Júlia Creus). 16 años

Mónica es una estudiante de primero de bachillerato, de buena familia, que llega al Instituto Àngel Guimerà a mitad de curso. Es una chica aparentemente madura y segura de sí misma que esconde algunas inseguridades. Tiene a los padres separados desde los 10 años. Su madre, con quien vive, es médica de urgencias y a menudo tiene turnos de noche. Los horarios de su madre hacen que Mónica tenga que estar sola en casa muchas tardes o noches desde pequeña. Por esa razón ha ido desarrollando cierta sensación de soledad.

Mónica se refugió en la lectura para evitar tener miedo. Siempre le han dicho que parecía mayor de lo que realmente es (físicamente, pero también por su forma de ser) y también le han dicho que es muy guapa: le gusta arreglarse, es presumida. Acaba de salir de una relación hace poco y no tiene claro si ahora es el momento de empezar otra.

Pol Rubio (Carlos Cuevas). 18 años

Pol Rubio ha repetido dos cursos. En apariencia es un chulo, altivo, engreído, orgulloso, frío, violento y manipulador… Tiene el rol del más popular de la clase. Es el guaperas que se las liga a todas, admirado por los colegas, a quienes ya les gustaría tener esa suerte. Pero también es una persona sensible.

Pol es hijo de una familia de clase trabajadora. Vive en el piso de su abuela con su padre y su hermano. Su padre está en el paro y su hermano trabaja en un taller de coches. Los problemas económicos de la familia pesan sobre Pol, igual que la muerte de su madre.

Los profesores

Tánia Illa (Elisabet Casanovas). 16 años

Tánia es una chica muy abierta, generosa, respetuosa, idealista. Lo que más la satisface y llena actualmente son sus amigos. Es muy entregada con ellos, especialmente con Bruno, su mejor amigo. Vive el momento, lo pasa bien en el instituto y quiere ser maestra de escuela algún día. Cree que tiene mano con los niños.

Tánia es muy consciente de que no tiene un cuerpo 10, o por lo menos no es el que buscan los chicos de su edad. Sabe que, para los tíos, es la tía guapa y simpática, pero no la tía buena. Tánia es naif, soñadora, ingenua, tiende a idealizar el amor… Es un encanto. Da tan buen rollo que enfadarse con ella es casi imposible.

Oliver Grau (Iñaki Mur). 18 años

Oliver es un chico que no tiene ningún tipo de complejo, se ve guapo y sabe que cae bien en general. Si por su carácter no le cae bien a alguien, no le importa nada. Sabe que es como es y no le preocupa nada la imagen que los demás tengan de él. Tiene un trasfondo triste por cuestiones relacionadas con su familia, pero, a pesar de eso, es un chico alegre y con sentido del humor.

Toni (Pau Durà). 48 años

Toni es el director del Instituto Àngel Guimerà. Viudo, conciliador, responsable, le gusta su trabajo y cada día hace lo posible para que todo vaya bien entre profesores y alumnos. No lo va a tener fácil, ya que tendrá que lidiar con Merlí, que tiene un carácter independiente dentro del grupo, y tendrá que aguantar las quejas constantes de otros profesores. También es profesor de matemáticas y cae bien a los alumnos. Sabe apreciar el talento de sus compañeros de profesión y respetar sus diferencias.

Laia (Mar del Hoyo). 27 años

Laia es una joven profesora de inglés, simpática y amante de los animales, especialmente de los perros, y un poco ingenua. Es muy atractiva y sale con el profesor de educación física. Será de los primeros miembros del profesorado en defender el talento de Merlí.

Eugeni Bosc (Pere Ponce). 55 años

Eugeni Bosch es profesor de lengua y literatura catalanas. Hace muchos años que trabaja en la docencia y se siente el mejor profesor del claustro, o por lo menos es el más admirado hasta que llega Merlí, que de algún modo le hace sombra.

Eugeni es un profesor clásico: sus clases son convencionales y se dedica sobre todo a los alumnos que responden y se esfuerzan y puede resultar despectivo con los que no trabajan. Es un hombre con intereses culturales. No soporta que Merlí vaya a lo suyo y tiene celos de él al saber conectar con los alumnos de una forma especial.

Capítulo 1: Los Peripatéticos

La llegada de Merlí Bergeron, el nuevo profesor de filosofía en el instituto Ángel Guimerà, provoca reacciones adversas. Mientras se mete en el bolsillo a los alumnos, al profesorado le molesta su manera de ser y de relacionarse con la plantilla. En casa, Merlí intenta recuperar la relación con Bruno, su hijo adolescente.

Capítulo 2: Platón

Toni, el director del instituto, advierte a Merlí que debe ceñirse a las normas del centro, pero él va a la suya y propone a los alumnos saltarse las reglas de un certamen literario. Merlí y Eugeni se pelean por encargarse de Iván, un chico que tiene agorafobia. Bruno revela un secreto a Tánia.


Etiquetas:, ,