Las tomas falsas del capítulo 7×06 de ‘La que se avecina’


Para los actores de la serie es casi imposible no partirse de risa durante la serie. Las lenguas trabadas, repeticiones, equivocaciones e imprevistos forman parte del día a día. Disfruta con las tomas falsas del capítulo ‘Un depósito bancario, un alzamiento de bienes y una rumana chantajista’.

En su larga y azarosa vida sentimental ningún hombre ha conseguido llevar al altar a la carismática e impredecible Estela Reynolds. Sin embargo, la convivencia bajo el mismo techo con Fermín propiciará que en un arrebato romántico la estrella del destape y el padre biológico de Lola decidan casarse.

Emocionada con los preparativos de su boda, la Reynolds confiará la confección de su traje nupcial a David Delfín ante la estupefacción del propio diseñador, su musa Bimba Bosé y el prestigioso bloguero de moda Pelayo Díaz. Los “cameos” de estos tres conocidos nombres de la moda nacional y la intervención estelar de Anabel Alonso (“7 vidas”, “Los ladrones van a la oficina”).

Acudir al evento más importante de su vida vestida con un estilismo espectacular y deslumbrante firmado por David Delfín -Premio a la Mejor Colección de un Joven Diseñador de la Pasarela Cibeles en 2003- será la principal prioridad de Estela mientras afronta un pequeño problema: lograr que su prometido y Raluka, antigua novia rumana de éste con la contrajo matrimonio por conveniencia, firmen el divorcio.

Entretanto, los Cuquis descubren que Izaskun posee un depósito bancario a punto de vencer. Desesperados por dejar atrás las graves dificultades económicas que atraviesan, Amador y Maite deciden suplantar a su antigua vecina para hacerse con su dinero. Sin embargo, su plan se complicará con la inesperada llegada de Edurne (Anabel Alonso), la hija de Izaskun y heredera de sus bienes.

Por otra parte, Enrique Pastor descubre que Ingrid, la hermana de Judith, realizará una firma de libros en un centro comercial, por lo que acudirá al evento literario para tratar de sonsacar a su cuñada información sobre su “diosa pelirroja”.

Para impedir que Berta se haga con buena parte de su emporio durante la dura batalla del divorcio, Antonio Recio pondrá sus propiedades a nombre de Toñín, el hijo que tuvo con Nines.