La séptima temporada de ‘Desafío Extremo’ llega este domingo a Cuatro


Hay muchos retos por cumplir, territorios inexplorados y sensaciones que nunca se han experimentado. Escalar en hielo en Peña Ubiña, hacer cima en una montaña virgen en los Montes Urales en pleno invierno, volar en paramotor sobre elefantes africanos, correr el primer maratón de su vida en el país de los mejores corredores del mundo, participar en una carrera de trineos tirados por renos o convivir con una de las últimas tribus nómadas del planeta, constituyen los nuevos retos a los que se enfrentará Jesús Calleja en la séptima temporada de “Desafío Extremo” que Cuatro estrena el domingo 20 de julio (21:30 h).

El aventurero leonés y su equipo viajarán a lugares remotos de Namibia, Etiopía, Sibera o la propia cordillera cantábrica, entre otros enclaves, para vivir situaciones que nunca antes habían experimentado y para compartir momentos y confidencias con compañeros que se irá encontrando en su camino, como el atleta Haile Gebrselassie y otros personajes desconocidos pero llenos de historias que contar.

“Namibia, vuelo rasante”, en el primer programa

El destino de la primera entrega de “Desafío Extremo” está en pleno corazón de África. Jesús Calleja y su equipo se han propuesto buscar a los últimos elefantes en libertad que habitan en el desierto de Kaoko, entre Namibia y Angola, los únicos adaptados para sobrevivir en ese entorno tan hostil.

Para encontrarlos, la manera más efectiva es observarlos desde el aire. Jesús Calleja lo hará desde un paramotor, vehículo que utiliza un parapente para sustentarse y una hélice para avanzar. “Yo nunca había manejado un paramotor, pero en esta ocasión tuve que aprender a la carrera para pilotar solo y en un prototipo sin probar”, confiesa el aventurero, que tuvo que aprender a volar sobre la marcha en este vehículo experimental. “Tuve varios accidentes, no había manera de que ese aparato despegara”, cuenta.

Junto a su instructor de vuelo, Thierry Banchet, se lanzan a la búsqueda de esos míticos elefantes, sabiendo que en sus vuelos encontrarán jirafas, órix -especie de antílope- o leones desde una perspectiva única. Además, conviven con la tribu “himba” e intentan que uno de ellos vuele junto a Jesús para poder ver su aldea desde el aire. “La sensación de ver a esta gente emocionarse al volar es impagable”, explica Calleja.

Etiopía, Siberia y Peña Ubiña completan los desafíos

Jesús Calleja corre a diario, pero jamás se había planteado participar en un maratón. En sus desafíos se traslada a Etiopía que, junto a Kenia, se considera la tierra de los corredores de largas distancias, cuna de grandes figuras como Haile Gebrselassie, premio Príncipe de Asturias de los Deportes en 2011. El exmaratoniano recibe al aventurero leonés para darle algunos consejos antes de empezar la carrera.

En esta temporada Jesús Calleja viaja también hasta Siberia para tratar de hacer cima en una montaña que nunca antes se había escalado en los Montes Urales. Y lo hace en unas condiciones extremas en pleno invierno y soportando temperaturas por debajo de los 30 grados bajo cero. En esta zona remota conoce a los “nenets”, una tribu nómada que vive de pastorear renos en la tundra. Con ellos participa en una peculiar carrera de trineos.

Además, Jesús Calleja, junto a su hermano Kike y su amigo Roberto de Paz, se proponen escalar Peña Ubiña, una de las montañas más emblemáticas con 2.417 metros. Allí se enfrentarán a cascadas de hielo, crestas y un elevado peligro de aludes.