‘La Redacción de Diario de…’. Mercedes Milá regresa este sábado al frente de nuevos reportajes de investigación


Con nuevos casos y con la misma voluntad e implicación para llegar hasta el fondo de cada investigación. Este sábado, 19 de julio a partir de las 23:30 horas, Cuatro estrena ‘La redacción de ‘Diario de’, nuevas entregas de los reportajes de investigación presentados por Mercedes Milá.

La presentadora, pieza clave en el engranaje de “La redacción de ‘Diario De…”, seguirá mostrando su faceta más periodística, con un papel muy activo y constructivo en la resolución de los casos: explicará la situación, hablará con los protagonistas, perseguirá las respuestas allá donde sea necesario y ante quién sea necesario y explicará al espectador la resolución final de cada investigación.

Novedades de la temporada

Estas nuevas entregas incorporan dos novedades: por primera vez el programa mostrará cómo es la labor de preparación, seguimiento e investigación de los casos. Además, los protagonistas de cada denuncia investigada por el programa se sentarán a charlar con Mercedes Milá una vez que la investigación haya terminado. Ellos serán los primeros en ver los reportajes desde el epicentro donde se fraguó, en la redacción del programa. Y ellos serán también los primeros en ofrecer a Mercedes Milá sus opiniones y conclusiones finales una vez vista la resolución de cada historia. Juntos analizarán las verdades destapadas y sus consecuencias.

En estas nuevas entregas, el programa abordará con valentía asuntos de trascendencia social, como los encuentros por la paz entre algunas víctimas de ETA y expresos de la banda, el peligro de las jóvenes que caen en la anorexia o el desconocido mundo de la Deep Web, las profundidades de internet donde los ciberdelincuentes se mueven a su antojo.

En el primer programa, encuentros por la paz

“La Redacción de ‘Diario De…” comenzará la temporada con un programa especial de 90 minutos sobre los “encuentros restaurativos” que algunas víctimas de ETA están teniendo con exterroristas. Estos encuentros comenzaron en febrero de 2011 y en ellos han participado reclusos de ETA que se han desvinculado de la banda y de su colectivo de presos. Hasta la fecha se han producido 15 “encuentros restaurativos”. Mercedes Milá viaja al País Vasco para hablar con víctimas de ETA que se han reunido con expresos de la banda con el fin de avanzar en el proceso de paz.

Maixabel Lasa es viuda de Juan María Jaúregui, ex Gobernador Civil de Guipúzcoa, y ya se ha encontrado con Luis Carrasco, uno de los etarras que asesinó a su marido. Mercedes Milá se pone en contacto con ella el día antes de reunirse con el segundo miembro del comando que atentó contra Juan María y la entrevista inmediatamente después de ese encuentro. “La Redacción de ‘Diario de…” es testigo de la tremenda entereza de esta mujer, capaz de mirar sin odio a los asesinos de su marido y de afrontar con esperanza el futuro porque para ella “un etarra reinsertado es una victoria para los demócratas”.

Mercedes Milá entrevista a Josean Fernández, condenado a casi 27 años de cárcel por asesinar a un empresario vinatero. Tras cumplir la condena, lleva en libertad desde 2005. Desde entonces se ha reunido varias veces con víctimas de ETA. Rosa Rodero es la viuda de Joseba Goikoetxea, exjefe de la Ertzaintza, también asesinado por ETA. Desde hace varios años Rosa apuesta por una convivencia normalizada y lucha porque “aquellos etarras que han cumplido sus penas y han mostrado su arrepentimiento tengan la oportunidad de rehacer su vida fuera de la banda”. Está dispuesta a hablar con Josean Fernández y las cámaras del programa, con Mercedes Milá al frente, son testigos de ese simbólico momento.

Hace 34 años que ETA asesinó a su padre, Juan Manuel García Cordero, y según él mismo “el tiempo es un factor que ayuda a superar el duelo, a relativizar el dolor, a superar el odio y a darte cuenta de que el primero perjudicado por vivir en el odio eres tú mismo”. Iñaki García Arrizabalaga ha participado en un “encuentro restaurativo” y asegura haber experimentado sensaciones muy fuertes. “Yo recuerdo que al bajar de la entrevista me tuve que sentar en el portal, porque las piernas me flaqueaban y me caía. Me tuve que sentar y estar 20 minutos hasta recuperarme”, explica esta víctima del terrorismo.

Una propuesta surgida entre los presos etarras

Txema Urkijo ha trabajado en la Dirección de Víctimas del Terrorismo del Gobierno Vasco. Conoce como nadie cada paso que se ha dado en favor de la convivencia pacífica y explica cómo surgieron los “encuentros restaurativos”: “Esto nace de la voluntad de los propios presos, no es una iniciativa de la administración ni es una iniciativa nuestra. Es iniciativa de los propios presos y fueron ellos, los del grupo de Nanclares, los que manifestaron su voluntad de acercarse a las víctimas y fue cuando nosotros recibimos esa comunicación de voluntad, de deseo, cuando articulamos el proyecto”.

Estas reuniones se inspiran en los llamados “encuentros de Glencree”, en Irlanda, transcurridos entre 2007 y 2008. En ellos participaron víctimas de ETA, del GAL y de la extrema derecha. De la mano de Carlos Beristáin, un mediador, el programa recuerda cómo fueron esos encuentros. Carmen Hernández, la viuda del concejal del Partido Popular en Durango Jesús María Pedrosa, asesinado por ETA, y Asun Lasa, la hermana de Joxean Lasa, el joven secuestrado y asesinado por el GAL, se juntan ante las cámaras del programa. Para ambas esos “encuentros de Glencree” han significado mucho.

Carmen Hernández cifra en la posibilidad de compartir el dolor el valor de estos encuentros. “El compartir todo ayuda bastante”, añade. “El sufrimiento que ha habido y tan injusto en tantas familias rotas, el compartir todo eso, sí que ayuda”, resume.

El programa también hablará con Ángeles Pedraza, presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, y con Maite Pagazaurtundúa, víctima de ETA, para saber qué opinan de los “encuentros restaurativos”. Para Pedraza, el respeto es el concepto clave de esta iniciativa: “Yo quiero que cada víctima haga lo que realmente considere que le viene bien para su cuerpo y su alma. Lo respeto, pero no estoy de acuerdo”, afirma. Por su parte, Pagazaurtundúa ve las luces y sombras del proceso. “Un encuentro de ese tipo que se llama ‘restaurativo’, tiene que tener unas condiciones muy, muy favorables, porque en caso contrario puede ser muy contraproducente para cualquier cosa que tenga que ver con la reparación…”, afirma convencida.