La octava temporada de ‘La que se avecina’ llegará el próximo lunes a Telecinco


Siete temporadas en la cima del éxito gracias a sus guiones frenéticos y disparatados y la extraordinaria interpretación de su elenco han convertido a “La que se avecina” en uno de los grandes referentes de la comedia en televisión y en la serie con mayor impacto en las redes sociales.

Tramas renovadas y las incorporaciones de Petra Martínez y Silvia Alonso, dando vida a una nueva vecina y a una joven asistente social, respectivamente, constituyen las principales novedades de la octava temporada de la ficción, que Telecinco estrenará el próximo lunes 13 de octubre, a partir de las 22:30 horas.

Con más de 25 invitados estelares será la temporada que incluya mayor número de “cameos” con nombres como Verónica Forqué, Nuria Roca, Josema Yuste, Diana Palazón, Bibiana Fernández, Alaska y Nacho Fresneda, entre otros. Tramas argumentales repletas de contrastes marcarán la vida de los residentes de “Mirador de Montepinar”; Enrique se adentra en una “soledad iluminadora” frente a la feliz reconciliación de los Recio, Vicente aguarda su final mientras su consuegro Fermín lucha por salvar su piso y su negocio y Javi se debate entre su amor por Lola y su atracción por Judith.

Más de 4,1 millones de espectadores (21,3% de share) siguieron la pasada temporada de “La que se avecina”, producida por Telecinco en colaboración con Contubernio e interpretada por José Luis Gil, Jordi Sánchez, Nathalie Seseña, Pablo Chiapella, Eva Isanta, Nacho Guerreros, Cristina Castaño, Cristina Medina, Antonio Pagudo, Macarena Gómez, Vanesa Romero, María Adánez, Fernando Tejero, Ricardo Arroyo, Luis Miguel Seguí y Paz Padilla.

La emisión de “La que se avecina” en Mediaset España se completará con diversos especiales sobre la serie que Telecinco ofrecerá los lunes a las 22:00 horas, en los que se descubrirá cómo se grabaron algunas secuencias de las nuevas entregas, y con la redifusión la octava temporada en Factoría de Ficción en horario de prime time.

Las incorporaciones de Petra Martínez y Silvia Alonso

Fina desata las hostilidades en “Mirador de Montepinar”

Incordiar a los demás es la principal actividad de Fina Palomares (Petra Martínez, “Carmina”), una mujer mayor que tras estar a punto de romper el matrimonio de su hija, recala en “Mirador de Montepinar” cuando su yerno le compra un piso para quitársela de encima. Tras instalarse en el 2ºC, esta mujer entrometida, lianta y refunfuñona volcará su energía en hacer la vida imposible a sus nuevos vecinos, a quienes considera mala gente. Obsesionada con la limpieza y la seguridad, Fina posee una habilidad especial para descubrir todo lo que pasa en el edificio. Abrirá una guerra abierta con los Recio, sus vecinos de abajo, a quienes minará la moral con sus malévolas iniciativas.

Patricia vela por el interés de los hijos de los Cuquis

Atractiva, inteligente y vocacional: así es Patricia (Silvia Alonso, “Tierra de Lobos”), la asistente social encargada de garantizar el bienestar de los hijos de Maite y Amador, que viven con una familia de acogida. Cuando los padres de los pequeños deciden encauzar su vida para recuperarlos, la funcionaria se verá obligada a acudir con frecuencia al complejo residencial para evaluar si los Cuquis están preparados para asumir nuevamente la patria potestad de los niños. Sin embargo, el contacto con el matrimonio Rivas, que trata de tomarle el pelo continuamente, hará que la joven ser replantee su labor profesional.

Enrique Pastor y Fermín Trujillo en la cúpula presidencial de “Mirador de Montepinar”

Prosigue el mandato presidencial de Enrique, pero las continuas disputas con Antonio obligarán al premier de “Mirador de Montepinar” a destituir al conflictivo vicepresidente. Le sucederá en el cargo Fermín, a quien Pastor elige para cubrir la vacante. Molesto por su sustitución, Antonio comenzará a ejercer una feroz oposición, en la que tratará de boicotear la gestión de su amigo. Tras su nombramiento, Fermín se revelará como un vicepresidente con mucha iniciativa, poniendo en marcha múltiples y desastrosas acciones. El apoyo incondicional del padre de Lola a Enrique forma parte de una estudiada estrategia empresarial ya que, preocupado por no poderle pagar las últimas mensualidades del alquiler del Max & Henry, considera que los emprendedores deben estar en todo momento cerca de los políticos.

Crisis, nuevas convivencias y relaciones de pareja que se afianzan

Enrique aprende a vivir solo

Sin Fran y Araceli a su lado, Enrique Pastor, deprimido y cansado de sus fracasos sentimentales, decide, aconsejado por su psicólogo, adentrase en la senda de la “soledad iluminadora”. Nunca ha estado solo en sus 55 años de vida y ahora tendrá que aprender a estarlo. Recuperar la autoestima y quitarse las compañías tóxicas serán esenciales en esta nueva etapa en la que, divorciado de Judith, compartirá con ella la custodia de su hijo Dylan. En el ámbito profesional, el concejal de Juventud y Tiempo Libre se convertirá en la mano derecha de la nueva e incompetente alcaldesa del Consistorio y en el plano personal la vida le sorprenderá con un romance involuntario.

Antonio y Berta, felizmente reconciliados, viven un “dulce momento”

Comportarse como un marido ejemplar con Berta, recuperar la presidencia de Montepinar 7, boicotear la gestión de Enrique por mal amigo y devolver el esplendor a su imperio empresarial serán las principales prioridades de Antonio Recio. Tras la reconciliación, vuelve a convivir con Berta, que actualmente es propietaria del 50% de “Mariscos Recio” y que decide participar activamente en la toma de decisiones del negocio. Determinada a casarse por segunda vez con “su Antonio”, Berta planea organizar una boda por todo lo alto, iniciativa a la que se resiste el mayorista de pescado.

Los Cuquis luchan por recuperar la custodia de sus hijos

Maite cumpliendo condena en prisión por desfalco y fraude bancario y Amador sobreviviendo en los montes robando comida a los excursionistas: así inician los Cuquis una nueva etapa. Cansado de la vida nómada, Amador regresa a “Mirador de Montepinar” y se instala en la caravana de Coque, mientras su esposa sale de prisión con la ayuda de las chicas y decididos a recuperar la custodia de sus hijos, lucharán para conseguir un hogar y un trabajo estable que garantice la manutención de los pequeños. Para demostrar su solvencia laboral a la bella asistente social que lleva el caso, el Cuqui montará un puesto de salchichas en la caravana, mientras su esposa, a la que se le ha concedido el tercer grado penitenciario, trabajará como empleada doméstica de Nines y Raquel por un mísero salario.

La difícil convivencia entre Rebeca y Judith

Convivir con una amiga y verse fuera con sus respectivos ligues es la filosofía de vida que compartirán Rebeca y Judith, que además protagonizarán continuas discusiones y mutuas recriminaciones. La nueva faceta de Judith como madre soltera la situará en el centro de las críticas de los residentes más conservadores de Montepinar 7. Enamorada de Javi, al que considera su hombre ideal, encajará un duro revés tras la llegada de Lola y tratará de dinamitar la relación entre el primer mandatario de “Mirador de Montepinar” y la actriz. Rebeca, por su parte, se integrará en la actividad comunitaria del inmueble, acompañando a Judith a las juntas y convirtiéndose en la favorita de los vecinos por su eficacia a la hora de solventar los conflictos.

El matrimonio de Javi y Lola entra en crisis

Abandonado por su mujer tras unirse a las filas de las FARC, Javi vive una situación límite. Debe hacerse cargo de su hija en solitario, recuperar la estabilidad económica y convivir junto a su suegro mientras ve estancarse su carrera como programador. La declaración amorosa de Judith le envuelve en un mar de dudas, que se agrava con el retorno de Lola. Arrepentida tras su aventura guerrillera en la selva colombiana, la actriz se propone recuperar el amor de Javi y tratar de convertirse en una buena madre. Para superar su depresión post-parto acude a terapia con Judith, mientras que sus inseguridades y el temor a caer en el olvido como actriz la llevan a engancharse al alcohol.

Fermín y Vicente: dos consuegros, dos vidas diferentes

Dueño de un piso que no puede pagar y gestionando un bar que no funciona, Fermín buscará dinero para salvaguardar su hogar y su negocio. Dolido por el abandono de Estela, se obsesionará con salvar el matrimonio de Lola. Mientras vive en casa de su hija y Javi, aprovechará cualquier ocasión que se le presente para ligar. Su consuegro, Vicente, aguarda su final viendo la televisión en el salón de su casa y tomando cañas en el bar. La rutina de su vida se verá alterada cuando su vecina Fina se proponga convertirlo en su único amigo.

Nines y Coque consolidan su relación sentimental

Profundamente enamorado de Nines, Coque deja la caravana para irse a vivir con su novia al piso que ella comparte con su prima Raquel y con Maite. El portero es un padrazo con su hijo Toñín y además un fuera de serie en la cama, por lo que Nines ha decidido afianzar su romance con él. De mutuo acuerdo la pareja dará un paso adelante en su relación presentándose a sus respectivos padres. Mientras Nines sigue cobrando la pensión alimenticia de Antonio Recio, Coque se verá involucrado en numerosos conflictos comunitarios y sufrirá el azote de Doña Fina.

Raquel y Leo, los eternos singles

Encontrar a alguien especial que le permita dejar atrás su vida de single es el sueño que comparten Leo y Raquel. Él trata de poner fin a su soltería, pero no encuentra con quién y mientras tanto seguirá sacando de sus casillas a Amador. En su incesante búsqueda del príncipe azul, Raquel seleccionará a dos posibles candidatos: Jorge, el arquitecto que proyectó el edificio y con el que vivió un apasionado romance cuando trabajaba como jefa de ventas de la constructora; y Diego, empresario de éxito e hijo de Fina.

Chusa quiere ser madre

Chusa, personaje recurrente interpretado por Paz Padilla, regresará a “Mirador de Montepinar” de la mano de Amador Rivas, que compartirá con ella sus primeros días como sin techo. El Cuqui despertará la llama del amor en ella, pero la relación no cuajará. La exnovia de Coque volverá al complejo residencial para tratar de convertirse en madre, iniciativa en la que desea involucrar al conserje, el único hombre que no la ha mentido. Decidida a demostrarle que puede reinsertarse en la sociedad, trabajará como asistenta para Rebeca y Judith.

Los “invitados estelares” de la nueva temporada

Verónica Forqué y Josema Yuste se pondrán en la piel de un poderoso matrimonio, el formado por Mª Teresa, nueva alcaldesa del municipio del que Enrique Pastor es concejal, y Alejandro, ministro del Interior, en sus intervenciones estelares en la octava temporada de “La que se avecina”. Con ambos y con otros conocidos nombres del panorama nacional tendrán que vérselas los atípicos habitantes de la urbanización, a la que llegarán Jesús Olmedo, en el papel de uno de los hijos de Fina; Enrique Villén, que logrará dar caza al Cuqui tras llevar largo tiempo viviendo en el bosque; Guillermo Montesinos y Eloy Arenas, como dos gays interesados en comprar el Bajo A; Pilar Castro, en la piel de una amiga beata de Berta a la que ésta tratará en emparejar con Enrique y Diana Palazón y Juan Díaz como una pareja decidida a alquilar un piso en el complejo residencial.

En la lista de “invitados estelares” figuran también Nuria Roca, que dará vida a la experta wedding planner que organizará la boda de los Recio: Anabel Alonso interpretando a Edurne, la hija de Izaskun que regresa al inmueble para poner en alquiler el piso de su madre; Pepón Nieto como Juanfran, compañero del instituto del que estuvieron enamoradas en el pasado Judith y Rebeca; Joel Bosqued, que será Michel, el apuesto hijo de Juanfran, por el que la abogada y la psicóloga sentirán una gran atracción; y Nacho Fresneda, el arquitecto del inmueble al que los residentes de “Mirador de Montepinar” exigirán responsabilidades al descubrir graves fallos de edificación.

Además, Lolita y Manuel Morón como los padres de Nines, se presentarán en la ciudad para conocer al hombre que ha conquistado a su hija. Bibiana Fernández, Alaska, Xavier Deltell, Cristina Urgel, Ernesto Sevilla, Rafael Reaño y Marc Parejo son otros de los actores que participarán en la octava temporada de la ficción.

Más de 4,1 millones de espectadores convirtieron a “La que se avecina” en una de las comedias más vistas de la pasada temporada

Son excéntricos, desorganizados e incapaces de lograr el consenso durante las caóticas juntas de propietarios de “Mirador de Montepinar”, pero sus estrambóticas y surrealistas vicisitudes han conquistado a la audiencia española. Con un promedio del 21,3% de share y 4.106.000 espectadores en su séptima entrega de episodios, “La que se avecina” fue una de las comedias más vistas de la pasada temporada junto a “Chiringuito de Pepe”.

Líder de su franja de emisión, la ficción superó en 3,4 puntos y 668.000 espectadores a Antena 3 (17,9% y 3.438.000) e incrementó en 4,3 puntos su media nacional hasta anotar el 25,6% en el target comercial, 7,7 puntos más que su competidor inmediato (17,9%).

Además, se impuso de forma absoluta al resto de televisiones entre los espectadores de 4 a 54 años, logrando un extraordinario seguimiento entre el público de 4 a 12 años (25,3%), de 13 a 24 años (42,1%), de 25 a 34 años (34,2%) y de 35 a 54 años (22,8%). Líder en 12 de los 14 mercados regionales, superó su dato medio nacional en Canarias (26%), Castilla-La Mancha (25,5%), Andalucía (24,8%), Baleares (23,6%), Valencia (23,4%), Murcia (22,7%) y en el denominado “Resto” (27,3%).

Estrenada en Telecinco en abril de 2007, “La que se avecina” llegó a Factoría de Ficción en septiembre de 2009, convirtiéndose en uno de los pilares de la oferta del canal. Considerada como el producto más seguido del canal, la serie mantiene su hegemonía en lo que va de año entre los canales temáticos en las franjas de sobremesa y tarde, tanto de lunes a viernes con un 4,4% de share en total individuos -2,2 puntos sobre Neox (2,2%)-, un 5,4% en target comercial y un 6,5 en su core target (mujeres 16-44 años), como en el fin de semana con unos registros del 3,8% en total individuos, 4,2% en target comercial y 5,8% en su público de referencia. Además, las reposiciones de la séptima temporada en el prime time de los jueves promediaron un 3,2% de cuota de pantalla en total individuos, superando en 1,1 puntos Neox, (2,1%), y un 7,3% en el grupo de espectadores de 13 a 24 años, 2,7 puntos sobre La Sexta (4,6%).

“La que se avecina”, la ficción más comentada en las redes sociales

Sus frases míticas que ya forman parte del lenguaje cotidiano, las rocambolescas situaciones que viven los habitantes de “Mirador de Montepinar” y las emociones que despierta su amplio y atípico abanico de personajes han generado en la séptima temporada de “La que se avecina” más de 1,3 millones de comentarios en las redes sociales, liderando el ranking de impacto social prácticamente todos los días de emisión según datos de Global In Media. Además, la comedia, según revela un estudio de Way To Blue con datos de Kantar Media, es la serie con mayor impacto en redes sociales seguida de las ficciones de Telecinco “Aída” y “El Príncipe”.

Es además la ficción nacional con más seguidores en Facebook y la primera en alcanzar el millón de fans en esta red social, mientras que en Twitter el perfil oficial de la serie acumula más de 203.000 seguidores. Asimismo, “La que se avecina” registra unas extraordinarias cifras de seguimiento en Telecinco.es y Mitele.es: un total de 5.200.000 usuarios únicos y más de 18.293.000 vídeos servidos de la comedia en ambas plataformas durante la emisión de su séptima temporada.

En el primer capítulo de la temporada…

Tras la llegada al 2ºC de Doña Fina, una anciana solitaria, desconfiada y problemática, la convivencia en el inmueble se verá amenazada. Antonio y Berta, sus vecinos del piso de abajo, sufrirán el envite de la nueva residente, que los llevará al límite con sus trasnochadoras costumbres. A su salida de prisión, Maite cumple el tercer grado penitenciario en el 1ªA, llevando consigo una pulsera telemática con la que controlan todos sus movimientos.

Por otra parte, Amador decide abandonar su vida de “bosquehumano” en el monte y regresar a la civilización, donde sobrevivirá los primeros días con la ayuda de Chusa. Enrique Pastor, por su parte, busca apoyo psicológico para amoldarse a su nueva vida de soltero, mientras se convierte en la mano derecha de Mª Teresa Sáenz de Tejada (Verónica Forqué), la nueva alcaldesa.

Con dos hipotecas que apenas puede pagar y con su esposa Lola en paradero desconocido, Javi atraviesa una grave situación económica, etapa en la que Fermín será su principal apoyo. Justo cuando acaba de vender el Bajo A a dos gays de mediana edad (Guillermo Montesinos y Eloy Arenas), su suegro pone en peligro la operación al alquilar el piso a una joven pareja (Diana Palazón y Juan Díaz)