La medición de audiencias y las redes sociales ¿pueden estar unidas?


La forma de medición de las audiencias de las televisión ha sido uno de los factores más criticados desde que se supo como funciona. pero en pleno siglo XXI se tienen muchos más factores a tener en cuenta que los que teníamos hasta hace poco: internet, las redes sociales.

¿Por qué un programa que consigue más de 10 “Trending Topics” nacionales, y otros tantos globales, al día siguiente no tiene la suficiente audiencia si la noche anterior miles de personas conversaban sobre el?

Llegamos a un momento en el que muchas series y programas se han tenido que ir, aun siendo un éxito en facebook, twitter, todo a causa de una medición de audiencia ineficaz y no adaptada al siglo XXI.

La actual medición de audiencias por Kantar Media

El sistema es realizado, en España, por la empresa Kantar Media, cuyo trabajo es objeto de auditoría técnica permanente.

En nuestro país, existe una muestra de 4.650 hogares. A los televisores de estas viviendas, se conecta un audímetro  de la misma forma que podría hacerse con una consola en la que pienses. Es necesario, además, instalar parte del dispositivo dentro del televisor.

Los miembros de esas familias importan: un mando controla quién –y cuántos— están viendo la televisión en un momento determinado. Cada uno de los miembros de la familia tiene asignado un botón para su identificación. Por su puesto, también qué se está viendo. El audímetro consigue saber qué se está viendo segundo a segundo en esa y en las otras pantallas de televisión del hogar.

El sistema necesita nuevos caminos a explorar. El sistema necesita una renovación, pues los cambios en la sociedad lo permite.

Twitter, supone un análisis  de los programas televisivos y todo aquel que se dedique a esto debe o debería saberlo.

Twitter, Facebook y la televisión están condenados a entenderse.

Aprovechar las redes sociales para obtener unos datos más fiables y objetivos, que además podrían aportar importante información extra sobre la aceptación de programas y contenidos.

Twitter y Facebook podrían ser dos lugares desde donde obtener mejores datos cuantitativos y cualitativos. Una cadena o el programa de turno podría crearse su propio perfil en el que pidiera a los espectadores que tuiteáran si están viendo o no el programa en el momento de emisión.

Uno de los problemas que se podrían presentar por ejemplo sería el de que muchos espectadores, aun a pesar de no estar viendo el programa, tuiteáran o posteáran en su muro que sí, pero tal vez no sería demasiado difícil resolver este problema, pues se detectaría en estos comentarios.

¿Podría funcionar estas mediciones?

SÍ. Es muchísima la gente intrigada y a veces molesta con las audiencias televisivas y su supuesta veracidad. Además, a la gente corriente la posibilidad de participar en cosas tan simples como éstas nos llaman mucho la atención. Sólo habría que descubrir un método para hacer más objetivos los datos enviados a través de nuestras interacciones con las redes sociales.

Conclusión, tenemos un sistema de medición ineficaz y muy criticado, es hora de que las redes sociales tengan sus puntos en las métricas de audiencias y de que nos podamos fiar de la medición algun día (esperemos que no muy tarde), la nueva era de la red social esta en su máximo esplendor y esto no lo pasará por alto “Kantar Media”.