Kevin Costner protagoniza uno de los conflictos más sangrientos de la historia de EEUU


Cuando el odio entre dos familias se convierte en costumbre y la violencia está a la orden del día, solo la intervención de una autoridad superior es capaz de poner fin a décadas de sangre derramada. Esta es la premisa de ‘Hatfields & McCoys’, miniserie galardonada con cinco premios Emmy y un Globo de Oro al mejor actor para su protagonista Kevin Costner, y que Discovery MAX estrena el 12 de noviembre a las 22:30h. 

Basada en una historia real, ‘Hatfields & McCoys’ relata la legendaria disputa entre dos familias norteamericanas, que se prolongó durante décadas, y a punto estuvo de provocar una guerra civil en los estados de Kentucky y Virginia Occidental.

El ganador de dos Oscar de Hollywood Kevin Costner (‘Bailando con lobos’), Bill Paxton (‘Titanic’) y Tom Berenger (‘Platoon’) protagonizan  esta  miniserie de tres episodios de dos horas de duración cada uno, que fue galardonada con cinco premios Emmy, incluyendo el de Mejor Actor (Kevin Costner) y Mejor Actor Secundario (Tom Berenger), y un Globo de Oro al Mejor Actor de Miniserie (Costner).

Las dos familias descendían de los pioneros que llegaron a Estados Unidos procedentes de Irlanda del Norte e Inglaterra. Los McCoy se asentaron en Kentucky, y los Hatfields en la misma zona, pero del lado de Virginia Occidental. Ambas familias eran confederadas y durante la Guerra de Secesión lucharon a favor del Sur. Todos excepto uno de los miembros del clan McCoy, Asa Harmon McCoy, cuyo asesinato despertó la legendaria guerra entre los Hatfield y los McCoy.

La miniserie es la crónica de un choque de clanes que mezcla ingredientes como la pasión, la venganza, el coraje, el sacrificio, crímenes y acusaciones mutuas. Durante décadas, ambas familias protagonizaron conflictos violentos por causas como relaciones sentimentales no permitidas entre miembros de ambos clanes, multitud de peleas, e incluso la disputa por la propiedad de un cerdo.

El odio, la venganza y la violencia era tal que entre 1880 y 1891 murieron al menos doce miembros de ambas familias y otros diez fueron gravemente heridos. La situación llegó incluso a obligar a los gobernadores de Kentucky y Virginia Occidental a movilizar las milicias locales para restablecer el orden.

Esta enemistad marcó tanto la historia de Estados Unidos, que se utiliza popularmente para referirse a casos de rivalidad entre familias y se ha convertido en símbolo de los peligros de tomar la justicia por la mano.