Jalis de la Serna se introduce este martes en el principal vivero yihadista en Europa

‘En tierra hostil’ se introduce en el principal vivero yihadista en Europa, este martes, 20 de enero en el prime time de Antena 3. Jalis de la Serna viaja a la ciudad marroquí de Castillejos para localizar a una madre española que ha conseguido regresar de un campamento islamista en Siria. El arduo periplo del equipo hasta encontrar a la mujer destapa la facilidad con la que se reclutan en Ceuta combatientes cada vez más jóvenes, incluso menores.

Comisaría General de Inteligencia, Madrid. En un despacho, un alto cargo de la Policía enseña a los reporteros un vídeo grabado por miembros del Estado Islámico. En las imágenes se ve a un hombre joven que se despide de sus compañeros y se sube en un camión… Al cabo de unos segundos, el camión se desintegra en una enorme explosión: “El hombre que ha provocado esta explosión, era un terrorista español. Mató a 130, personas”. Sucedió en Siria, Rachid Hussein Mohamed, se inmoló junto a un cuartel del ejército. Los que se criaron junto a él, aseguran que siempre fue un chico muy normal. Trabajaba como taxista en Ceuta. Nació en el barrio de El Príncipe.

Hasta este peculiar barrio de España, señalado por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado como un caladero de radicales islamistas, se desplaza el equipo de ‘En tierra hostil’. La primera cita es a las 5:20 de la mañana. El punto de encuentro es una de las 14 mezquitas diseminadas por el barrio. Suena la primera llamada a la oración del día y de la penumbra de un callejón emerge Mohamed. Un hombre de 56 años que no quiere ser visto por estas calles.

 

Denunció la existencia de clanes mafiosos que se dedicaban al narcotráfico y la extorsión de comerciantes en El Príncipe y fue tiroteado en las piernas. Mohamed conoce a las familias de algunos de los jóvenes de este barrio que han viajado a Siria para unirse a la causa del Estado Islámico y, a pesar del riesgo que corre, se ofrece a hacer de guía a los reporteros.

De camino a la casa de uno de los radicales que se marchó a combatir, dos chicos se dirigen al equipo. Eran amigos de uno de los ceutíes que se ha convertido en yihadista. “Le hemos visto por internet, se ha puesto muy fuerte”, afirman. Los reporteros les preguntan si alguien ha intentado captarles a ellos: “Sí, y yo me quiero ir a Siria a luchar con mis hermanos musulmanes, Alá es grande”, dice uno de ellos. “Yo la yihad la hago aquí primero, en Ceuta”, comenta el otro ante la cámara. Responden al prototipo del combatiente que buscan los integristas. Jóvenes entre 17 y 40 años seducidos por el radicalismo.

 

‘En tierra hostil’  continúa su recorrido por el Barrio de El Príncipe y llegan a la casa de una mujer: “Hamsa era mi nieto, pero yo le crie como a un hijo porque la madre murió joven”. La señora aún no se ha recuperado del golpe que le supuso saber que “su niño” se había marchado. “Dicen que le captó el cojo”, denuncia con miedo, refiriéndose a un reclutador de yihadistas que vive a apenas 500 metros de su casa. “No sé qué habrá sido de él” comenta con lágrimas en los ojos. No sabe que Hamsa se inmoló unos meses antes.

La llamada de un Policía pone a los periodistas tras la pista de Fátima. Una española regresada de Siria. Es de otra zona humilde de Ceuta. Tras varias visitas a su casa, el equipo localiza a un hermano de la joven. Fátima está al otro lado de la frontera del Tarajal en el primer pueblo de Marruecos. Tras dudarlo mucho, Fátima accede a ser grabada por ‘En tierra hostil’. Tiene 25 años y un hijo de dos. Su marido fue captado, como muchos otros jóvenes de Castillejos y enviado a un campo de formación en Alepho.

Ella no lo dudó, unos meses después contactó con los mismos que habían lavado el cerebro a su marido y, con su hijo bajo el brazo, voló hasta Turquía, desde allí, por carretera entró en Siria y se reunió con su marido. Vivían en una comunidad de radicales.

Día a día convenció a su marido para volver. Una noche consiguieron huir. El marido, acusado de terrorismo, cumple condena en Rabat. Ella ha sido investigada por la policía y permanece en libertad… Los retornados son la gran amenaza para la seguridad. Personas con adiestramiento en el manejo de armas y explosivos. Terroristas que podrían acceder a España por la frontera de Ceuta. Un paso por el que cruzan a diario entre 20 y 30 mil personas.