Jaime Peñafiel y Patricia Conde se reencuentran este jueves en ‘Ciento y la madre’

Ella fue siempre su gran defensora ante las críticas. Y él siempre tuvo una palabra agradable para ella. Este jueves 29 de mayo, a partir de las 22.30 h, “Ciento y la madre” conseguirá oficializar un gran reencuentro televisivo: Patricia Conde y Jaime Peñafiel, juntos en un cameo especial en el programa bromas con cámara oculta de Cuatro.

La pareja conversará animadamente de muchos temas, entre los que no se incluye la Princesa Letizia. Además de gastarse alguna broma entre ellos, el plató de “Ciento y la madre” asistirá a una espontánea declaración de amor.

Peñafiel no será el único invitado especial de esta tercera entrega de “Ciento y la madre”. Una divertida camarera, sorprendentemente parecida a la actriz María Castro (“Tierra de Lobos”), pondrá en más de un apuro a los sufridos clientes de la cafetería en la que han tenido la mala suerte de ficharla como nueva dependienta.

Igual de estoica y paciente tendrá que mostrarse la chica víctima de la “Prueba de novios” de esta semana. Una clase colectiva de yoga terminará convirtiéndose en un martirio para la joven, que asistirá atónita a todo un recital de toqueteos e insinuaciones por parte de la instructora hacia su novio.

Además, las “Pati-Bromas” nos trasladarán a un autobús turístico repleto de viajeros que recorrerá las calles de la capital con una guía muy particular, algo patosa pero muy animada.

Paco León, un ramo de flores y las indicaciones más locas de Patricia Conde a través de “El pinganillo”

Esta semana, el protagonista de “El pinganillo” será el actor y director de cine Paco León. En esta ocasión, las riendas de la producción las llevará Patricia Conde, quien convertirá al entrañable Luisma de la serie “Aída” en su particular juguete. Paco sólo podrá hacer y decir lo que ella ordene. La víctima será una joven que trae un ramo de flores al actor y que terminará convertida en protagonista de una surrealista situación.

Para finalizar el programa, la popular cantante Chenoa se hará pasar por una paciente un tanto desequilibrada que pondrá su cuerpo en manos de unos inocentes masajistas. Jamás un masaje descontracturante había provocado tanta tensión en un fisioterapeuta.