Ignatius Farray: “‘El fin de la comedia’ no es la típica serie de chistes o gags”


Hoy viernes 7 de noviembre a las 23:30h Comedy Central estrena “El Fin de la Comedia”, que explora la vida de Ignatius Farray a partir del momento en el que el público vacía el local y las luces se apagan. Mi Zona TV ha hablado con Ignatius Farray, su protagonista, para que nos cuente de primera mano cómo surgió esta serie, qué veremos en ella, y muchas más cosas.

¿Cuáles son tus expectativas ante el estreno de ‘El fin de la comedia’, que llega este viernes a las 23:30h a Comedy Central?

Tenemos muchísimas ganas, de verdad. Raúl Navarro, Miguel Esteban, y yo, los tres que hemos creado la serie con el apoyo de Comedy Central, y toda la gente que nos ha ayudado, te juro que esta semana estamos viviéndolo entre la euforia y la expectación.

Tenemos muchas ganas de que se estrene, pero ya hemos hecho también un preestreno en el Festival de series de Canal+, y fue tan fantástico el ambiente que hubo que nos envalentonó bastante porque el preestreno fue en Cinesa Proyecciones en Madrid, que tiene como 400 localidades, y se llenó. Hubo como 100 personas que se quedaron por fuera.

Se quedó todo el mundo contentísimo, era la primera vez que enseñábamos la serie en público además de a algún amigo, o de profesionales, y la reacción que hubo, de verdad, nos llenó de alegría. Hasta ese día no teníamos esa perspectiva y cuando vimos lo que a la gente le estaba gustando la serie ese día ya fue como un antes y un después, en el sentido de que ya teníamos esa referencia objetiva de la gente.

Para los espectadores que aún no sepan de qué trata ‘El fin de la comedia’, cuéntales, ¿qué va a ver en esta serie?

Es una serie alternativa, no el sentido de extravagante o excéntrica, sino porque en España ahora mismo no hay ninguna serie de este tipo. Nuestros referentes son internacionales, de series en las que se intenta hacer comedia de una manera muy realista y con un tono muy natural.

No es la típica serie de chistes, o de gags, es una serie muy graciosa, ya te digo que la gente el otro día se estaba riendo a cada momento, pero no es una serie de chistes en el sentido que podamos estar acostumbrados de series más convencionales.

Desde hace años, Raúl Navarro, Miguel Esteban, y yo tenemos la ilusión de hacer esta serie en la que yo, por ejemplo, me interpreto a mí mismo en la ficción, y en ese sentido hemos utilizado muchas cosas personales nuestras para construir ficción a partir de eso.

Había un referente hace años que era la serie ‘Seinfeld’, en la que Jerry Seinfeld, el cómico, se interpretaba a sí mismo en la ficción. Larry David también. Nosotros hace años hicimos una serie que se llamaba ‘Todo el mundo quiere ser como Ignatius Farray’, y esa serie tiene un tono más alocado, pero teníamos desde entonces la pretensión de hacer una serie en ese estilo.

Ahora mismo una referencia clara sería la serie ‘Louie’, que para nosotros es una inspiración total y un punto de partida, pero también series como ‘Girls’ o ‘Shameless’, consideramos que son comedias que intentan tratar la comedia más alternativa en el sentido de que no se refugien en los típicos clichés de la comedia sino que intenta hablar de más cosas.

Intentamos ir más allá, hablando de pequeños o grandes dramas personales, pero sí que la comedia pueda hablar de esas cosas también.

Has comentado que te interpretas a ti mismo, ¿es complicado interpretarse a uno mismo?

Yo por mi oficio, un cómico de stand-up comedy, llevo actuando unos 10-12 años, y este tipo de comedia sí que hace que la persona se involucre mucho encima del escenario. Es una comedia muy personal, así que por ese lado sí que estoy acostumbrado a hablar de mí mismo o a intentar exponer mi punto de vista sobre las cosas, o de la manera que  yo me siento, o mis cosas personales, sobre un escenario. Así que hasta este punto sí que estoy habituado. Pero claro, esto ya no era estar arriba de un escenario sino actuar directamente, que es más complicado…

Después de ver los 6 episodios te puedo decir, a posteriori, que la serie va un poco sobre límites, en el sentido de que hay un límite muy delimitado en la serie y en mi vida personal, que es el límite entre arriba del escenario y fuera del escenario. Yo soy un cómico, me lo han dicho siempre, que sin ser algo premeditado, sí que mi actitud y mi manera de ser es muy distinta encima o fuera del escenario, y eso sí que nos apetecía mostrarlo.

Miguel, Raúl y yo somos muy amigos y nos apetecía mucho mostrar eso. Ellos como directores me han ayudado muchísimo porque yo actuando es difícil saber quién eres (risas), y ellos me marcaban muy bien el camino. Yo a veces tendía a estar demasiado triste o a irme a un extremo demasiado melancólico, que yo personalmente tiendo más a eso, o irme a un extremo muy grandilocuente, o muy exagerado, que pienso que yo sí que tiendo a esos contrastes, así que ellos estaban continuamente dándome indicaciones para mantener un equilibrio en la que yo fuera muy natural y muy cercano a mi persona, a como soy yo en realidad. Gracias a su trabajo como directores lo hemos podido hacer de la manera mejor.

¿Qué tal el ambiente del rodaje?

El ambiente del rodaje ha sido espectacular, sinceramente. Con todo el mundo. Se notaba, y sin ser presuntuoso, pero sí se notaba el orgullo que tenía la gente de saber que estaban haciendo algo distinto. Era gente que suele trabajar habitualmente en televisión, en los distintos oficios (montador, jefe de producción, vestuario, maquilladora, director de fotografía…), pero que tenían ese puntito de alegría por saber que estábamos haciendo algo especial.

Eso se nota a nivel del día a día del rodaje, y también con Comedy Central: Miguel, Esteban y yo tenemos ya con ellos una relación de amistad. El lugar más natural para que pudiera surgir esta serie era Comedy Central, pero una cosa que han hecho, además de apostar por la serie en una época con el panorama un poco incierto, es darnos la libertad que nos dieron a la hora de escribir los guiones y de hacer la serie. Pienso que eso también es muy especial.

Había muy buen rollo, creo que la palabra podría ser complicidad o confianza, en la que todos sabíamos un poco lo que queríamos hacer, sabíamos que era arriesgado porque no es lo habitual en TV, donde se suele ser más conservador y convencional al menos de entrada, y sí que teníamos ese puntito de orgullo de saber que estábamos apostando por algo nuevo a todos los niveles: escritura de guiones, realización de la serie en el rodaje, y apoyo desde Comedy Central, nos sentimos muy libres.

Pienso que es difícil ya hacer cine de autor, pero sí que se puede decir que hay cine de autor, pero en la TV sí es más complicado, así que tenemos ese puntito de orgullo de decir que esta serie es televisión de autor.

Que te den esa libertad hoy día se agradece aún más, con la que está cayendo…

Sí sí, es verdad. Si en algún momento pudo haber ciertas épocas mejores, ahora el ambiente es tender siempre a la defensiva  y ser más conservadores, y que Comedy Central nos haya dado tanta libertad es para agradecerlo, se lo hemos dicho a ellos todo el tiempo.

Veremos muchas colaboraciones de lujo a lo largo de estos capítulos, como Joaquín Reyes, Juanra Bonet, Víctor Clavijo, Julián Villagrán, y muchos otros… ¿cómo ha sido rodar con ellos en esta producción?

Ellos son amigos personales, directamente, como Joaquín Reyes, Juanra Bonet; actores con los que habíamos hecho el piloto, como Eva Llorach o Rocío León, o actores que decidimos contar con ellos porque nos parecen grandes actores, como Julián Villagrán Carlos Clavijo, o Willy Toledo. Cuando vieron el rollo de la serie y entendieron de qué se trataba pillaron el tono, queríamos darle un tono muy natural y realista sin ser chistoso, y ellos pillaron ese tono y ese estilo enseguida.

Hay casos como el de Javier Cansado, que para nosotros es como un héroe. Desde el momento en el que le enseñamos el piloto a Cansado y vimos lo que le gustaba, que él incluso se molestó en enseñársela a Jaimino, que estaba a tope con la serie, y cuando ellos nos dijeron lo que les gustaba y lo que les gustaría aparecer en ella, para nosotros fue un respaldo total. Javier Cansado estaba tan a tope con la serie que me dijo que le encantaría salir en un capítulo, y que él te diga eso es una ilusión para nosotros tremenda.

Joaquín Reyes, lo mismo, somos amigos personales de él desde ‘La hora Chanante’, tenemos esa amistad entre nosotros, pero al mismo tiempo lo admiramos muchísimos, aparte de nuestra amistad de colegas. Y que estuviera tan a tope con la serie fue emocionante para nosotros. Todos ellos se interpretan a sí mismos en la serie, algo que es complicado.

Javier Cansado es la persona más maravillosa del mundo y en la serie sale interpretándose a sí mismo pero haciendo de mi vecino muy gruñón, y a él le costaba la vida cada vez que hacíamos una toma porque él no es así para nada, es todo lo contrario, pero entendía la broma y le apetecía salir de esa forma. Fueron personas que tuvieron ese puntito de ironías y de saber reírse de sí mismos para aparecer de esa forma en la serie. Nos dieron esa confianza, y quizás cualquier otra persona no lo hubiera hecho.

Además de ‘El fin de la comedia’, ¿tienes algún otro proyecto entre manos? ¿Cuáles serán tus próximas innovaciones en el mundo audiovisual?

Nuestras aspiraciones, por supuesto, son ir a por la segunda temporada. Es una serie muy ambiciosa, vamos a ir día a día, pero ojalá pueda haber una segunda temporada y más. Esa sería la ambición y nuestro objetivo. Somos muy amigos pero nos hemos tomado esto a un nivel muy personal, para nosotros es una ilusión personal seguir trabajando juntos y seguir haciendo esta serie.

Además, yo tengo mis actuaciones personales, Miguel también, Raúl cada vez actúa más también, ha empezado hace poco pero es súper guay verlo actuar. Ellos actúan menos que yo pero cuando se suben al escenario son brutales.

¡Tenéis que hacer una gira los tres!

Gracias por decirlo, porque de hecho es algo que habíamos llegado a comentar. Si ‘El fin de la comedia’ sigue para adelante, sería bonito hacer una gira a nivel de escenario entre nosotros tres, sería un sueño.

Entrevista realizada por Carolina Celorrio.