Grupo Secuoya lleva el exitoso formato ‘The shower’ a quince países


‘The Shower’, el talent musical que Secuoya Content Distribution presentó en la pasada feria MIP TV en Cannes y que se ha alzado como una de las propuestas más interesantes del mercado, sigue su trayectoria de éxito con nuevas exportaciones y países interesados en su compra.

Sin límite de fronteras, la frescura de ‘The shower’ se ha colado en países tan distintos y con mercados tan dispares como Alemania (Wellenreiter), Estados Unidos (Collins Avenue), Dinamarca (Mastiff Media), Tailandia (Lagardère Entertainment), Vietnam (L. Entertainment), China (Sparklin Media), Perú (Imizu) y los países en los que opera CTC Broadcasting: Kazajistán, Rusia, Bielosuria y Moldavia. Pero ahí no acaba la paradigmático camino de este divertido talent musical ya que tiene negociaciones abiertas con Italia, Indonesia, Filipinas y Polonia.

La consolidación de Grupo Secuoya en el mercado internacional es una de las grandes apuestas de este año, motivo por el cual la empresa no duda en optimizar todos sus recursos para obtener los mejores resultados. En esta línea se integra la creación de un departamento específico de I+D que da servicio a todo el grupo y de una forma personalizada a cada una de las empresas que lo conforman.

El crecimiento del grupo en los mercados internacionales es debido gracias al excelente catálogo con el que acude a los más prestigiosos y significativos del mundo.

Así, Secuoya planea volver a repetir el éxito de ‘The Shower’ en su presentación internacional con un formato estrella con el que acudirá a la próxima cita –el MIP COM de octubre- y que se encuentra en fase de preproducción.

La clave del éxito: un formato diferente

‘The Shower’ es una evolución de los tradicionales talent shows al introducir una singular e inesperada escenografía en la que los concursantes demostrarán sus aptitudes musicales bajo el agua de la ducha. Los concursantes de ‘The Shower’ interpretarán una canción desde una gran ducha situada en el centro del escenario, como si fuera la de su casa y estuvieran en la intimidad.

La responsabilidad del veredicto recaerá en el público, que a través de una aplicación móvil decidirá quienes merecen salir de la ducha y terminar su actuación como auténticos artistas o si deben continuar siendo únicamente “cantantes de ducha”. Esta app tiene un papel importante puesto que con ella, los espectadores opinan aumentando el caudal de agua fría o caliente según si les gusta o no la actuación. Cuando la mayoría de votos se decanta por la caliente las puertas se abrirán mientras que si los votos se inclinan hacia la fría el vapor de la ducha empezará a salir inundando por completo la mampara hasta hacer desaparecer al concursante.