Frank se embarca en una ‘Road Movie’ por Australia en la nueva temporada de ‘Wild Frank’


Para un apasionado de los animales, viajar por primera vez al país en el que el 90% de las especies que lo habitan son endémicas es el equivalente a llevar a un niño a un parque de atracciones. Por eso la séptima temporada de ‘Wild Frank’, que llega en octubre a DMAX, promete traernos al Frank más divertido y osado, que se ha atrevido a embarcarse en una auténtica ‘road movie’ por un territorio único: Australia, el continente que alberga la mayor población de marsupiales y serpientes venenosas del mundo, además de la mayoría de “eslabones perdidos” del mundo animal.

Tras seis temporadas recorriendo el mundo para mostrar la naturaleza salvaje en lugares como India, Brasil, Sudáfrica y Tailandia, Molinos de Papel en colaboración con DMAX producen la nueva temporada de ‘Wild Frank’, séptima entrega de la serie en la que Frank vivirá un apasionante viaje al origen del mundo animal en uno de los territorios más inexplorados y únicos del planeta. Allí, el herpetólogo recorrerá las interminables autopistas que atraviesan el país en su auto caravana para localizar y enseñar a los espectadores las criaturas que rompen todas las reglas de la naturaleza y que solo se pueden encontrar en Australia. Es el caso del ornitorrinco, un mamífero que pone huevos, tiene pico de pato, cola de castor, cuerpo de perro y patas palmípedas. Pero Australia también es el hogar de canguros, koalas, demonios de Tasmania y equidnas, entre otros animales. Todas estas especies autóctonas de Australia son la prueba viviente de la adaptación al ecosistema de esta gran y aislada isla que estos animales han desarrollado para sobrevivir.

‘La tortuga Harriet’

Pero si algo ha motivado a Frank en esta aventura alrededor de Australia es conocer la historia de Harriet, “la tortuga de Darwin”, y comprobar en persona la Teoría del Origen y la Evolución de las Especies desarrollada por el célebre naturalista británico para explicar por qué ciertas especies logran adaptarse y evolucionar para sobrevivir y otras no. Darwin y sus famosas tortugas revolucionaron el mundo de la biología a mediados del siglo XIX. Hace más de 150 años, el naturalista británico recogió varios ejemplares de tortugas en distintas islas del Pacífico Sur para su estudio en Inglaterra. Una de ellas, incapaz de adaptarse al clima de Londres, murió al poco tiempo. La otra, bautizada como ‘Harriet’, fue enviada a Australia, donde vivió 176 años convirtiéndose en el animal más longevo del planeta. Por eso, el Museo de Historia Natural de Londres, en donde se conserva el cuerpo de uno de los famosos galápagos de Darwin, será el punto de partida de esta nueva aventura que trasladará a los espectadores a las Antípodas.


Etiquetas:,