Este domingo, ‘Viajando con Chester’ con Ana Torroja y Fernando Grande-Marlaska


Nada tienen de especial dos mujeres que se sientan en el Chester. El matiz viene después si una de ellas es la líder de la que fue la banda más exitosa dentro y fuera de nuestras fronteras y una de las voces más singulares del pop español. Pepa Bueno y ‘Viajando con Chester’ reciben este domingo a Ana Torroja. La cantante hará tándem con Fernando GrandeMarlaska, uno de los jueces más reconocidos de la Magistratura en España no sólo por sus sentencias judiciales, sino también por su activismo social en la lucha por la igualdad y los derechos de los homosexuales. Ellos conforman “El banquillo de los invitados”, título del ‘Viajando con Chester’ de este domingo, 21 de junio, a partir de las 21:30 h en Cuatro.

Ana Torroja: “Yo no he evadido impuestos. Hacienda piensa que sí, y he pagado con creces lo que ellos piensan”

Enumerar los éxitos de la carrera de Ana Torroja daría para un tomo entero de la enciclopedia de la música en español. Es la consecuencia más directa de liderar nuestra mayor banda de pop, Mecano. Millones de discos vendidos, multitudinarias giras, himnos generacionales, fama internacional… “Aquello me cambió la vida. Mucho no, me la cambió toda. Yo no salía a la calle. No quería. Para mí era un auténtico suplicio (…) La gente decía ‘qué antipática’. Y es verdad. Pero no lo podía evitar”.

 La cara vista de Mecano también esconde una cara oculta. Una lucha de egos entre dos inmensos compositores que dio como resultado una separación musical traumáticas, sobre todo para sus fans. “Claro que había confrontaciones entre ellos. (…) Ese pique dio tantas y tantas buenísimas canciones (…) Pero cuando las diferencias empiezan a ser mayores, pues ya es más complicado porque al final es todo el rato una diferencia. Y estar en medio de una diferencia constante pues es bastante agotador”, resume Ana.

La alargada sombra de Mecano siguió acompañando a Ana Torroja muchos años después de su separación. No sólo en lo musical. También en lo económico. Tanto concierto y tanto éxito en ventas dejaron sus resultados. Es decir, mucho dinero. “Podría vivir de las rentas si no me hubieran inspeccionado”, bromea Ana. Hacienda consideró que la cantante no justificaba sus ingresos como debía y la sometió a una inspección fiscal. ¿Resultado? Una multa millonaria.

“Yo vivía en Londres y pagaba allí mis impuestos. Yo no he evadido nada. Ellos piensan que sí y he pagado con creces lo que ellos piensan. Ellos piensan que no he vivido en Londres y lo he más que demostrado (…) Yo estoy de acuerdo que hay que pagar impuestos. Totalmente. Pero yo los pagaba en Inglaterra porque vivía en Inglaterra. Yo ahora vivo en España y tributo en España”.

Su carrera en solitario, la constante duda sobre la esperada (¿o quizá no tanto?) reunión de Mecano, los coqueteos con las drogas o sus manías por controlar su imagen. Muchos temas sobre los que hablar mujer frente a mujer.

Fernando Grande-Marlaska “Mi madre ha aceptado mi homosexualidad, pero decir que lo ha entendido me parecería excesivo”

Es uno de los referentes del colectivo homosexual de nuestro país. Quizá porque, lejos de pertenecer al mundo del espectáculo y la cultura, representa un estamento tan clásico como riguroso. El Poder Judicial. “A mí me tachan de conservador, pero yo me considero una persona que opina de forma distinta. Coincido con unas personas en unas cosas, con otras personas en otras. Intento pensar por mí mismo, que nadie piense por mí”, resume Fernando Grande-Marlaska.

Rompió las puertas de su “armario” hace casi 10 años. Cuando dije ‘Aquí estoy yo’ y lo dije en el trabajo, amigos, tendría 33, 32 años… o sea, mayorcito”. Desde entonces es una de las voces más reivindicativas contra la homofobia e incluso ha participado en campañas para promover el uso del preservativo. “He pagado peajes importantes, que dejan siempre una cicatriz (…) Mi madre lo ha llegado a aceptar. Decir entender me parecería excesivo, porque ella nunca me ha dicho que lo ha entendido o lo ha comprendido”.

El calificativo de “juez estrella” le llega no solo por su proyección pública, sino por instrucciones judiciales tan sonadas como el encarcelamiento de Otegi o la aplicación de la Doctrina Parot que supuso la excarcelación de decenas de etarras. “Las presiones no me afectan. Si me hubieran afectado en un sentido u en otro quiero pensar que me hubiera marchado. Cuando uno va a un sitio concreto, a un destino concreto, tiene que ser consciente de dónde va y de sus capacidades y aptitudes”.

    

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!