“Españoles en el mundo” descubre las múltiples caras de la moderna y vibrante Varsovia, capital de Polonia


‘Españoles en el mundo’ visita esta semana Varsovia, una próspera ciudad moderna, llena de rascacielos y con un casco histórico Patrimonio de la Humanidad. Con seis españoles, los espectadores recorrerán la capital del Vístula y sus múltiples facetas: las huellas de la II Guerra Mundial, los símbolos del Comunismo, la pasión por el fútbol  y el amor que profesan a su compositor preferido, icono polaco por excelencia: Frédéric Chopin.

La capital de Polonia abrirá sus puertas a ‘Españoles en el mundo’ de la mano de Carmen, que espera frente al imponente Palacio de Cultura, el edificio más alto del país.  Esta alicantina se fue a Varsovia a estudiar teatro y ya lleva 24 años allí, así que ha vivido en primera persona el cambio de sistema que ha experimentado esta ciudad.

Pocas ciudades tienen tanta historia como Varsovia y a pocas personas les apasionada tanto esa historia como a Manuel. Con este profesor gallego los espectadores conocerán los vestigios del gueto judío, la sinagoga, el Museo del Alzamiento…

El espacio de viajes de La 1 ‘salta’ al césped del Estadio del Legia de Varsovia para encontrarse con su segundo entrenador, José Antonio, al que todos llaman ‘Kibu’. Un auténtico loco del fútbol que en Polonia ha podido realizar su sueño.

Paloma se fue a trabajar como profesora de español y acabó formando una familia. Ella descubre la plaza más emblemática de Varsovia y muestra junto a su familia cómo se celebra el aniversario de la Constitución Polaca, que es la primera Constitución Europea.

‘Españoles…’ se cuela a continuación en una aula de la Universidad Fréderic Chopin, una de las más prestigiosas del mundo, para conocer a María y disfrutar con esta gran malagueña de la gran cultura musical que tiene este país cuyo icono es el compositor Chopin.

En un hangar de Varsovia Daniel, el último protagonista del programa de esta semana, ultima los detalles del vuelo que ha propuesto hacer hoy al equipo del programa a Lublin. Después de pilotar helicópteros para extinguir incendios en España decidió probar nueva experiencias en Varsovia que, tras sufrir dos guerras mundiales y dejar atrás más de cuarenta años de comunismo, se presenta como una ciudad moderna, vibrante y con carácter.