‘Enviado especial’ viaja a Catar, el desierto de los prodigios


laSexta estrena mañana, en prime time, una nueva entrega de ‘Enviado especial’ donde Jalis de la Serna viaja a Catar para mostrar ‘El desierto de los prodigios’, el diminuto emirato -del tamaño de Murcia- que organiza uno de los mayores eventos deportivos del planeta. El reportaje entra en Catar, el primer estado árabe que consigue albergar el Mundial de Fútbol y que, por primera vez en la historia, se celebrará en noviembre y diciembre para evitar las temperaturas de 50 grados del mes de julio.

Tras ‘Encarcelados’ y ‘En tierra hostil’, el periodista Jalis de la Serna se convierte, esta vez, en observador privilegiado de la realidad más afín a nuestro estilo vida y nos ayuda a tomar conciencia de un tiempo en pleno proceso de cambio y lleno de desafíos.

El desierto de los prodigios

‘Enviado especial’ retrata la ambición de la familia real catarí y descubre que la Copa del 2022 será la culminación de una estrategia concienzudamente diseñada y controlada por la  monarquía absoluta. Con el dinero del petróleo y el gas que descubrieron en los años 70 bajo el desierto, los fondos de inversión soberanos se están haciendo poco a poco con importantes participaciones en empresas emblemáticas de Europa, EEUU y Asia.

Pese a los esfuerzos por proyectar una buena imagen, el país más rico del mundo, no  puede, sin embargo,  acallar las denuncias de abusos contra la mano de obra barata de la que depende.  Cada hora 20 inmigrantes entran en la pequeña península. De los dos millones y medio que la habitan sólo 300.000 son cataríes. El resto, trabajadores en su mayoría  no cualificados, que vive en campos denominados “labor camp”.

‘Enviado especial’ graba en una de esas instalaciones donde duermen los obreros que están remodelando el único estadio que existe, de los ocho proyectados. Según el  último informe de Amnistía Internacional, los empleados del Khalifa soportan condiciones laborales de explotación: impagos de salarios, interminables jornadas los sietes días de la semana y falta de medidas de seguridad. El programa comprueba que todos los que trabajan en Catar, incluido el personal cualificado, está sometido a una ley que les impide salir del país sin el permiso de sus patrones.

Jalis de la Serna  logra llegar hasta un  jeque, un miembro de la familia real al que le formula todas las preguntas que se hace a lo largo de un viaje alucinante por el ‘El desierto de los prodigios’.