El jefe infiltrado se enfrenta a la limpieza de sucios baños y jardines sin fin


Limpiar lo que otros ensucian no es sencillo. Lo sabe muy bien Ángel González, gerente adjunto y heredero de la empresa andaluza de limpieza Las Nieves, que mañana será el próximo Jefe Infiltrado en laSexta.

Un jefe que hará los trabajos que nadie quiere hacer, que descubrirá cuáles son sus propios límites, sufrirá la presión de ser el nuevo y escuchará lo que nunca habría querido escuchar de su empresa y de sí mismo. Y un jefe que también será testigo de lo más valioso de su negocio: sus trabajadores más heroicos y las intensas historias personales que cargan tras sus espaldas. Su experiencia será doble: conocer su empresa desde dentro y demostrar que está a la altura de las circunstancias. Porque el jefe infiltrado es el hijo del fundador y dueño de Las Nieves, un hombre obsesionado con el trabajo bien hecho que ha hecho de su empresa familiar una de las compañías andaluzas de mayor facturación.

Sabe que algún día tendrá que dejar en manos de su hijo Ángel las riendas del negocio y quiere comprobar si está a la altura de un digno heredero. Además, necesita que conozca todos los entresijos de la compañía que hace años él mismo fundó.

Y qué mejor forma que convertirse en uno más de sus trabajadores y comprobar en primera persona las aptitudes y la actitud que hay que tener para hacer los trabajos menos deseados: limpiar lo que otros ensucian, arreglar lo que otros rompen, convivir con la basura y los malos olores…

¿Será capaz El jefe infiltrado de ganarse el respeto de sus trabajadores? ¿Le servirá para algo haberse puesto en su piel y en su trabajo para valorar en su justa medida la dureza física y psicológica de un trabajo como el de la limpieza?

Un joven problemático y poco trabajador, la falsa apariencia de ‘El jefe infiltrado’

Bajo la falsa apariencia de un joven problemático, poco trabajador y que no sabe mucho de la vida, Ángel trabajará codo con codo con algunos de sus empleados y se dará de bruces con la más dura realidad de las tareas más delicadas. El jefe infiltrado acompañará a una limpiadora a encargarse de los cuartos de baño de una plaza de toros tras un evento multitudinario, un cometido que será incapaz de terminar al enfrentarse a los olores nauseabundos y la suciedad incrustada.

También se convertirá en jardinero, limpiador de cristales y trabajará con dos encargadas de la limpieza de una oficina. Durante sus jornadas, descubrirá que algunos hacen caso omiso de los protocolos de seguridad, que otros trabajan con una actitud impulsiva e imprudente o que algunos cometen errores de principiante a pesar de llevar más de 20 años en el mismo puesto de trabajo.

Y tendrá que escuchar aquello que nunca imaginó: lo que verdaderamente piensan los empleados de su trabajo y de la empresa para la que trabajan, que pasa por la desazón de no sentirse valorados. Pero también conocerá los casos de empleados con una fuerza, un coraje y una fortaleza extraordinarios, a partir de la cual su día a día al frente de la compañía no será el mismo.