‘El Hormiguero’ viaja este jueves a París para recibir a Tom Hanks


Una vez más, ‘El Hormiguero 3.0’ hace la maleta para grabar fuera de nuestras fronteras un programa especial. Esta vez, el destino escogido por El Hormiguero Viajero fue París y el objetivo: conseguir una entrevista con uno de los mejores y más polivalentes actores de Hollywood: Tom Hanks. Todos los detalles de esta visita podrán ver los espectadores del programa este jueves, 17 de octubre después de Antena 3 Noticias 2.

Pero en el programa presentado por Pablo Motos, no se conforman con una entrevista al uso, no; ellos son capaces de trasladar a todo su equipo y decorado completo para reproducir allí el plató del famoso formato de 7yaccion y Antena 3. Así se logra que el invitado, literalmente, venga a divertirse a ‘El Hormiguero 3.0’.

El domingo 13 de octubre fue el día escogido. La ubicación: inmejorable; un antiguo palacete en el que María Antonieta tenía su residencia estival y que es, hoy día, sede de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y lugar de reunión habitual en la capital francesa del G-20.

Pablo Motos, Jorge Salvador, Trancas y Barrancas, El Hombre de Negro, Marron, Jandro… ninguno quiso perderse la oportunidad de volver a hacer historia, por lo que todos ellos, junto con gran parte del equipo de atrezzo, producción, ciencia, guión, iluminación, realización, sonido, cámaras, traducción simultánea, fotografía, etc. no dudaron en marcharse, el pasado sábado día 12 de octubre, hasta el mismo centro de París.

Así fue la grabación en París

A las 11 de la mañana, esa maquinaria bien engrasada que todos los miembros del equipo forman, se puso manos a la obra para construir, desde cero, un plató completo: la mesa de Pablo, el hormiguero subterráneo de Trancas y Barrancas, el decorado de fondo, la iluminación, sala de realización, mesa de ambientación musical, sala de sonido, la instalación del Efecto Mariposa, más de 250 emplazamientos para acomodar al público, un piano gigante que hizo las delicias del invitado… En ocho horas, tiempo de récord, todo estaba listo para un primer ensayo técnico.

No todo fueron facilidades. Rodar fuera de la ubicación habitual tiene muchas trabas técnicas que superar. Una de las anécdotas más divertidas de esta edición de El Hormiguero Viajero fue la protagonizada por el equipo de sonido, que tuvo que luchar contra los inhibidores de frecuencia propios de un sitio de máxima seguridad como la sede de la OCDE y que hacían que constantemente la señal desapareciera. Toda una pequeña batalla que se logró superar trabajando duro.

Todo el esfuerzo mereció la pena cuando Tom Hanks llegó hasta allí. Con sus primeras palabras ya tenía conquistado a todo el equipo: no quería saber cuáles serían las secciones, los colaboradores ni el orden de los acontecimientos. Quería vivir la adrenalina del show con todas sus sorpresas porque, según dijo, tenía muy buenas referencias sobre ‘El Hormiguero 3.0’ y sabía que iba a pasarlo bien.

No contentos con esas palabras, Tom Hanks despidió el programa diciendo que lo recomendaría a sus compañeros actores de Hollywood y que él, personalmente, quería repetir la experiencia ¡en Madrid!.

Ángel Gurría, Secretario General de esta Organización, fue otro de los invitados al evento y se divirtió como un componente más del equipo, con las secciones y colaboradores que hasta allí se trasladaron. También acompañaron al equipo el Director de Entretenimiento y la Directora de Producción de ‘Shine’ Francia, productora perteneciente al grupo News Corporation, que cuenta con una opción para producir ‘El Hormiguero 3.0’ en el país galo.

Más de 3.000 solicitudes para asistir como público

Una vez más, los seguidores de ‘El Hormiguero 3.0’ residentes fuera de España, arroparon al equipo con su presencia. Tal y como se hizo en la edición londinense, el programa trató de premiar la fidelidad de sus espectadores invitándoles a compartir con ellos este momento. Para ello, lanzó una convocatoria especial para que todos aquellos españoles residentes en la capital francesa se acercasen a ver el programa en directo y, aunque en esta ocasión, amplió las plazas hasta las 250 personas, las solicitudes recibidas, más de 3.000, superaron nuevamente la capacidad de la sala.