El Congreso examina a los candidatos a consejeros de RTVE

Los cinco candidatos presentados por el PP y CiU para formar parte del Consejo de RTVE, entre ellos el propuesto para presidir la Corporación, Leopoldo González-Echenique, serán examinados este lunes en el Parlamento y votados la semana siguiente en sesión plenaria.

El Congreso constituyó la semana pasada su Comisión Consultiva de Nombramientos, de la que forman parte los portavoces de los distintos grupos parlamentarios, para que este lunes examinen a los tres candidatos que deben votarse en la Cámara Baja.

En primer lugar, comparecerá Óscar Pierre Prats, nominado por CiU, después el abogado del Estado Leopoldo González-Echenique, propuesto por el PP para presidir la Corporación, mientras que en último lugar la periodista Marisa Ciriza, vicepresidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), también propuesta por el PP ante la ‘amenaza’ del PSOE dejar vacante el asiento que le habían reservado.

En el Senado, el examen tendrá lugar el próximo martes. Allí se eligen dos consejeros, propuestos ambos por el PP: el realizador Fernando Navarrete, vicepresidente de la Academia de Televisión, y el exdiputado del PP José Manuel Peñalosa.

REPETICIÓN DE VOTACIONES
Tras recibir el visto bueno de las Cámaras, los candidatos serán sometidos a votación en el Pleno de cada una de las Cámaras, lo que se prevé la semana siguiente, en torno al 19 y 20 de junio. En una primera ronda, se buscará aprobar los nombres por mayoría de dos tercios. En caso de no conseguirse, 24 horas después se podrá celebrar una nueva votación, en la que la aprobación se conseguiría con mayoría absoluta, por lo que el PP podrá sacar adelante sus propuestas en solitario.

Hasta la aprobación de esta medida, según la normativa de 2006 de RTVE, la elección del presidente de la Corporación era consensuada por una mayoría cualificada de dos tercios de la Cámara Baja, es decir, de un acuerdo entre el PP y el PSOE.

Según los cálculos del propio Ejecutivo en la memoria económica que acompaña a dicho decreto, este medida prevé un ahorro para las arcas del Estado de 1,25 millones de euros anuales.

EN ENERO, OTRA RENOVACIÓN
En concreto, el decreto suprimió tres puestos del Consejo de Administración, que pasa de 12 a nueve miembros, una medida que supone un ahorro de 342.000 euros brutos anuales, teniendo en cuenta que la retribución anual bruta de los miembros del Consejo para el año 2012 asciende a 114.000 euros.

Los nuevos consejeros tomarán posesión a finales de junio y se unirán a los cuatro que no caducan mandato hasta enero: dos propuestos por el PP (Rosario López y Andrés Martín), uno del PSOE (Miguel Ángel Sacaluga) y una por Izquierda Unida (Teresa Aranguren). Habrá entonces un Consejo de Administración con nueve consejeros de los que el PP habrá propuesto a seis.

Etiquetas:,