El conde-duque de Olivares planea la boda secreta del príncipe de Gales, en ‘Alatriste’


Impedir a toda costa que se desate una guerra entre Inglaterra y España es la principal prioridad del conde-duque de Olivares que, apremiado por las nuevas amenazas que se ciernen sobre el imperio español, planea casar en secreto al heredero del trono británico con la infanta María Ana de Austria. Para lograrlo, el valido de Felipe IV requerirá la colaboración de Alatriste, Quevedo y del conde de Guadalmedina, que buscarán un lugar discreto como el palacio de marqués de la Hinojosa, propiedad de un noble aficionado a los naipes a quien da vida Luis Zahera (Celda 211, Sin tetas no hay paraíso). Este acontecimiento constituye uno de los ejes de la nueva entrega de ‘Las aventuras del capitán Alatriste’, que Telecinco emitirá este miércoles 11 de febrero en prime time.

Mientras Olivares trata de convencer a la infanta española para que acceda a la petición matrimonial de Carlos Estuardo, Álvaro Luis Gonzaga de la Marca, conocedor de la debilidad del marqués de la Hinojosa por el vino y el juego, le invita a tomar parte en una partida en la que acabará desplumándole. El indolente noble, que a menudo arriesga su hacienda y fortuna en los juegos de azar, se verá obligado a pagar la deuda de juego al conde de Guadalmedina de manera insólita: prestar su palacio para que se celebre la boda secreta, iniciativa que de llegar a oídos del monarca suscitaría la ira real.

Entretanto, en Francia, el cardenal Richelieu está convencido de que su plan funcionará y que la boda entre el príncipe de Gales y la infanta española no se celebrará, porque aspira a que una princesa gala se convierta en la Reina de Inglaterra.

Por otra parte, la corte de palacio se ve inmersa en los preparativos de la representación teatral en la que participan la Reina, la infanta María Ana y Angélica de Alquézar, su menina de confianza. El literato Francisco de Quevedo asume la dirección de la obra, labor en la que contará con la ayuda de Íñigo de Balboa, pupilo de Diego Alatriste.