Jero García, nuevo ‘Hermano Mayor’: “De joven me sentí ayudado y ahora quiero devolver el apoyo que recibí’


La vida está repleta de golpes duros que hay que saber encajar. Si estos no te vencen, te harán más fuerte. Sobreponerse al dolor, levantarse del suelo y plantar cara a la adversidad de nuevo, hasta alzarse con la victoria. Así lo entiende “Hermano Mayor”, el veterano programa de Cuatro. Y así lo vivirá en esta octava temporada que ya está en fase de producción y para la que contará con un nuevo coach que sabe mejor que nadie lo qué significa, literalmente, “besar el suelo”: Jero García.

Con un nuevo “Hermano Mayor”, el programa inaugura una temporada repleta de novedades y cambios en el programa. La labor de coaching y ayuda para jóvenes con problemas, motor del programa, se mantendrá inalterable, pero estos nuevos programas en producción introducirán a un renovado equipo de psicólogos, al que se incorpora Bárbara Tovar, experta en educación adolescente y que colaborará con Jero en la puesta en marcha de dinámicas y actividades educativas actualizadas, con nuevas técnicas emocionales y de terapia. Además, “Hermano Mayor” contará también con un nuevo equipo de dirección, a cargo de Marco Migliore.

El programa mantiene abiertas las vías de contacto habituales (redes sociales y correo electrónico) para aquellos jóvenes o sus familiares que necesiten la ayuda de “Hermano Mayor” y estén listos para dejar KO a ese pasado que no deja ver un futuro mejor.

Jero García, un chico de barrio convertido en un héroe hecho a sí mismo

Nacido y criado en el Carabanchel de finales de los 70, la vida de Jero constituye una historia de superación personal. Un joven de barrio obrero que decidió no tirar su vida a la basura y apostó por el deporte frente al alcohol o las drogas. Amante del boxeo, eran los tiempos de Rocky, no contaba con apoyos económicos suficientes y costeó sus entrenamientos limpiando cristales y repartiendo mercancía. Trabajaba por la mañana, daba clases por la tarde y entrenaba de noche. El esfuerzo dio sus resultados: cinturón negro de Full Contact, de Kick Boxing y de Thai Boxing.

Padre a los 22 años, persistió en su empeño y se proclamó campeón de España de boxeo (1999), de Kickboxing (1999) y de Full Contact (1998). Se mantuvo sobre los cuadriláteros más de 13 años, acumuló más de 70 combates, de los cuales 12 fueron en boxeo profesional arrojando un récord de 11 victorias, cinco de ellas por KO.

Afianzado como deportista de élite, Jero optó por bajarse del ring, montar su propio gimnasio y convertirse en entrenador. A día de hoy, su trayectoria como coach acumula 12 años de experiencia y se canaliza a través de su propia fundación de ayuda a la integración de jóvenes a través del deporte. “Cuando era joven me sentí ayudado y después de acabar mi carrera deportiva es lo que he intentado hacer yo. Es mi manera de devolver de alguna forma el apoyo que yo recibí”, explica Jero. “Trabajamos para concienciar a los niños y jóvenes de la importancia del estudio para practicar un deporte, se les inculcan valores de respeto y convivencia, se les aporta la posibilidad de sentir pertenencia a un grupo o equipo y se les intenta proporcionar un oficio a través del boxeo. Muchos son hoy entrenadores titulados y se ganan la vida con ello”.

A día de hoy, uno de los primeros niños becados de su fundación es miembro de la Selección Española de Boxeo y su escuela es un ejemplo de diversidad que ha dado a luz a varios campeones de España y a un campeón de la Unión Europea. Su labor aumenta al convertirse en el nuevo “Hermano Mayor”. “Aterrizo en el programa para aportar toda mi experiencia: en la vida superando una situación en la que tuve que madurar muy joven; en un deporte de élite, como es el boxeo, donde prima el sacrificio, el trabajo y la constancia; y, por supuesto, la experiencia que me da haber tratado a más de 500 chicos en distintas asociaciones y fundaciones”.