El actor David Fernández participará este domingo en ‘Aída’


Para Mauricio todo lo que ayude a ligar es válido, por eso no duda en ‘hacerse’ marroquí. Mientras tanto, Chema y Soraya se convierten en chicos de revista al más puro estilo ‘Bim Bam Bum’ ante la mirada atónita de Doña Eugenia. Y por si esto no fuera poco, a Barajas le da por la magia, creyéndose el mismísimo hombre invisible. Todo esto y mucho más, este domingo, 9 de marzo a las 22.00 horas, en ‘Aída’.

Luisma y Barajas están viendo un espectáculo de magia gracias a que han ganado dos entradas en un concurso radiofónico. En la actuación, el mago (David Fernández) necesita la colaboración de una persona y Barajas es el afortunado que sale al escenario. Luisma contrariado por no ser el elegido, llama la atención del mago todo lo posible hasta conseguir también él ser ayudante del prestidigitador.

Mauricio ha conocido a Laila, una mujer muy guapa, en la fiesta de Moros y Cristianos que han organizado en el bar Reinols. Su intención es tener una relación con ella pero, cuando descubre que no llevaba un disfraz de mora sino que realmente lo es, Mauricio la rechaza. Ante la imposibilidad de apartarla de su mente decide dejar aparte sus prejuicios raciales y continúa con su conquista. Para ello, recurrirá a Omar para que le dé unos consejos para saber comportarse con ella.

Chema está muy preocupado porque está cayendo en la cuenta de que no cae bien a Eugenia. Fidel, ante el hundimiento moral de su padre, cree que podrá mejorar la opinión de Eugenia con respecto a Chema utilizando unos mensajes subliminales que se emitirán en los programas televisivos preferidos de Eugenia. Al poco tiempo, comprueba que los resultados son muy positivos porque la abuela de su novia le convoca en su casa para hablar con él.

Soraya ha cometido el error involuntario de decirle a Simón que su hermana ha ejercido la prostitución. Arrepentida de su torpeza, se lo cuenta a Paz que se siente muy molesta por la indiscreción de Soraya. Para intentar disimular su pasado, le dicen a Simón que ha sido albañil y que la expresión “hacer la calle” ser refería a esta profesión y no a la de prostituta. Para que todo sea más creíble, Paz simula ser un trabajador de la construcción.