Divinity culmina la primera temporada de ‘Yo quisiera’ como la serie preferida entre las becomers


Renovada por una segunda temporada y con un disco oficial en el mercado, ‘Yo quisiera’, serie protagonizada por Lucía Gil y Christian Sánchez, culmina mañana jueves 28 de enero su primera temporada en Divinity como el contenido estrella del sello temático ‘Diviniteen’ y anotando un registro acumulado del 19,3% de share en las becomers (espectadoras de 13 a 15 años), target en el que casi duplica a Antena 3 (10,6%) y prácticamente quintuplica a Nova (3,9%).

En el desenlace de la ficción que el canal femenino ofrecerá a las 20:00 horas, Lana, feliz tras retomar los ensayos musicales con André y tras el éxito de su primer concierto con el cantante, consciente de la gran complicidad existente entre ambos. Las dudas que le plantea al joven su relación sentimental con Patricia y la inminente participación en el casting del talent-show ‘Misión Talento’ podrían hacer realidad el sueño de la bloguera: iniciar un romance con el apuesto camarero del Colegio Hispanoamericano.

Lucía Gil: “Lana gusta porque es una chica normal y sencilla. Las seguidoras de la serie se sienten identificadas con ella porque están viviendo situaciones similares”

Actriz, cantante, compositora y escritora, Lucía Gil, protagonista de ‘Yo quisiera’, asegura respecto a la acogida de la serie “estar muy contenta y agradecida al ver que nuestro trabajo ha dado sus frutos”. Explica que la ficción “es muy fresca porque incluye situaciones con las que los jóvenes pueden verse muy identificados: el amor, el desamor, la música o la amistad. Es una serie con la que tienes la oportunidad de desconectar de tus problemas al menos un ratito cada día”. El actor Christian Sánchez apunta que “hoy en día no hay series para este público juvenil y era necesaria. La música, la presencia de las redes sociales en toda la trama argumental y unos personajes que han conectado muy bien con el público son algunas de las principales claves del éxito de la serie”.

“Encarnar a esta protagonista es algo que cualquier actriz desea”, apunta Lucía al tiempo que cree que “Lana gusta porque es una chica normal y sencilla. Las seguidoras de la serie se sienten identificadas con ella porque están viviendo situaciones parecidas”, mientras que Christian Sánchez revela que “el personaje de André me ha dado muchas sorpresas y alegrías. Interpretarlo ha sido un gran aprendizaje para mí y me siento muy afortunado de participar en esta serie diaria porque me ha permitido evolucionar rápidamente”.

Respecto a su relación con Christian Sánchez durante la grabación de la primera temporada, Lucía comenta que “es una persona muy generosa. Con él grabé cerca de un 50% de las escenas, por lo que pasábamos mucho tiempo juntos. Solo tengo buenas palabras para él”. Su pareja en la ficción, Christian, reitera que “Lucía Gil es admirable y una compañera muy generosa. Es una chica muy joven con un talento infinito: tiene una sorprendente frescura a la hora de interpretar, canta y compone increíblemente bien y escribe unas letras muy maduras”.

Rodar una serie juvenil diaria con un equipo internacional de actores fue “muy divertido” para Lucía, que afirma “tener muchas ganas de repetir la experiencia y de volver a verlos a todos”. Sobre el papel de la música en la serie, Gil sostiene que “todos nos refugiamos en la música en los buenos y los malos momentos de nuestra vida. Tener la posibilidad de componer temas es una experiencia preciosa, porque te permite convertirte por un momento en guionista”. Para Christian Sánchez, “componer canciones que forman parte de la historia ha sido un reto muy emocionante. Es como dejar una parte de mí en cada canción y regalársela al personaje”, ha declarado.

Además, Lucía Gil invita a las espectadoras de la serie a no perderse el desenlace de la temporada “porque es inesperado, sorprendente y les va a dejar con ganas de mucho más”, mientras que Christian revela que “el capítulo final va a dejar muchas tramas abiertas. Hay que verlo porque va a generar muchas incógnitas para la segunda temporada”.

De cara a la próxima grabación de los capítulos de la segunda temporada, la actriz expresa un doble deseo: “Me gustaría que en la segunda temporada entrara como nueva alumna María Parrado, con la que me llevo genial, y que en ‘Micro abierto’ actuara mi amigo y guitarrista Rubén Tajuelo”.

‘Yo quisiera’ conquista a las becomers (19,3%)

Las inquietudes y sueños de una influyente joven blogger de moda y tramas adolescentes marcadas por el romance, la música y la amistad son los principales ingredientes de ‘Yo quisiera’, serie que en su primera temporada en Divinity ha conquistado a su público objetivo, las becomers (niñas de 13 a 15 años). Con un promedio del 19,3% de share, Divinity es líder absoluto en este target, casi duplicando a Antena 3 (10,6%) y aventajando en 15,4 puntos a Nova (3,9%). Además, la ficción logra un destacado seguimiento entre los jóvenes de 13 a 24 años con un 8,2% de cuota, 4,4 puntos más que su principal competidor (3,8%).

Desde su estreno el pasado 9 de noviembre, ‘Yo quisiera’ congrega a una media de 227.000 espectadores, registrando un 1,7% de cuota en total individuos y un 2,1% en target comercial. Además, con sendos perfiles oficiales en Facebook (www.facebook.com/YoQuisieraLaSerie), Twitter (@yoquisiera_) e Instragram (@yoquisiera_), la ficción juvenil, con más de 12.000 seguidores en Twitter, es cada día trending topic en la red de microblogging, en la que suma más de 200.000 comentarios.

Araceli amenaza la audición de Lana y André en el casting de ‘Misión talento’, en el desenlace de la temporada

Tras el éxito del concierto, Lana y André son invitados a participar en el casting del conocido talent-show ‘Misión Talento’. Ilusionados con causar una buena impresión al equipo del programa durante su audición, los jóvenes se sorprenden sobremanera al descubrir que Araceli, la ambiciosa y exigente productora musical, forma parte del jurado del concurso. Controlar los nervios y brillar con luz propia durante su actuación sobre el escenario será la doble prioridad de la pareja, que luchará por impresionar al jurado con su talento musical. Entretanto, Jorge crea graves problemas a su familia y será Diego quien pague por sus errores. Además, Patricia, la novia de André, llevará a cabo una acción desesperada que conllevará consecuencias imprevisibles.