Discovery Max estrena ‘La vida en llamas’, la nueva serie documental de David Beriain


La Península Ibérica, la región europea donde más incendios forestales se producen, es la frontera de la lucha contra el avance de la desertización que sube desde el sur, desde África. Una delgada línea de bosques que hay que proteger a toda costa, una batalla donde cada árbol cuenta. La guerra contra el fuego no da pausa. Y se cobra su precio: cada año, cientos de personas pierden la vida luchando contra los incendios en todo el mundo. Unos incendios que la inmensa mayoría de las veces han sido provocados por la mano del hombre. En septiembre, Discovery MAX pone el foco en las personas que arriesgan su vida cada día por salvar nuestro ecosistema de ser pasto de las llamas y lo hace desde la mirada de todo un experto en narrar historias: el periodista David Beriain.

Este miércoles 9 de septiembre, a las 22.30h, Discovery MAX estrena ‘La vida en llamas’, una serie documental dirigida y presentada por David Beriain, cuyo objetivo es rendir homenaje a los hombres y mujeres que arriesgan su vida a diario para salvar la naturaleza. Ganador del Sunny Side of the Doc en 2014, uno de los premios internacionales de mayor prestigio de la industria del documental, ‘La vida en llamas’ es el nuevo proyecto del reportero navarro para el canal tras el éxito de ‘Amazonas clandestino’. En esta ocasión, Beriain se traslada a Andalucía para mostrar el día a día de una brigada de élite que lucha contra los incendios en la región española más castigada por el fuego en una serie de tres entregas.

En España, medio centenar de personas han perdido la vida luchando contra los incendios forestales en los últimos años. Al comienzo de cada campaña, los hombres y mujeres que combaten la guerra del fuego saben que casi una decena de ellos no volverá a casa. Aún así los héroes de lucha contra los incendios no abandonan. Entre ellos está Gustavo, líder de una de las unidades especiales BRICA, un comando de doce hombres que se suben a un helicóptero y vuelan a los lugares más complicados de los incendios. El equipo del reportero navarro sigue a Gustavo en su batalla cuerpo a cuerpo contra las llamas, para contar la realidad que él, y muchos como él, viven cada día.

Alejandro Flórez, director de contenidos de Discovery Communications para España y Portugal, explica que “estamos acostumbrados a ver a Beriain en países remotos mostrando historias de vidas ajenas que, pese a estar distantes en el espacio, logran conmovernos como si ocurrieran a nuestro lado. Ahora, este proyecto nos emociona especialmente porque en él Beriain presenta a héroes que viven en el absoluto anonimato a escasos kilómetros de nosotros, en nuestro propio país”.

Por su parte, David Beriain señala que “contando la historia de este grupo de héroes anónimos hemos querido rendir un homenaje a las miles de personas que en Andalucía, en España y en el mundo, arriesgan sus vidas por salvar la naturaleza” y añade que “son gente que tiene que convivir con el dolor de la pérdida de sus compañeros, con el peligro constante de poder ser los siguientes, con la preocupación de dejar atrás familia e hijos”, dice el director de la serie.  El reportero navarro, curtido en conflictos armados de todo el mundo, vuelve su mirada ahora hacia la realidad de este grupo de personas que trabajan en la base de incendios de Madroñalejo (Sevilla).

Un proyecto difícil para el mejor equipo

Este proyecto de 93 metros, La Claqueta PC y Canal Sur con la participación de VEO para Discovery MAX y con la ayuda y colaboración del ICAA, la Consejería de Cultura, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, de la Junta de Andalucía e INAER , nació cuando Sergio Caro, director de fotografía de ‘La vida en llamas’, descubrió la arriesgada profesión de Gustavo gracias a sus fotografías. “Gustavo y yo nos conocemos desde hace unos 20 años cuando él escalaba y estudiaba Ingeniería Forestal. Yo tenía una leve idea de lo que hacía, pero cuando me enseñó sus fotos de los incendios me quedé impresionado. Me di cuenta de que era un trabajo muy desconocido incluso para su gente más cercana” asegura Caro.

Fue Caro el que insistió para que Beriain bajara a Sevilla a conocer a Gustavo y a sus compañeros. “Sergio es más listo y más sensible que yo y no paraba de hablarme de esta historia. Yo estaba pensando en otras cosas, en historias lejanas que me tenían atrapado y no le hacía mucho caso. Pero él fue muy cabezón afortunadamente y no paró hasta que bajé a Sevilla. Cuando llegué allí alucine con la historia de esta gente”, dice Beriain.

Para poder grabar ‘La vida en llamas’, el equipo tuvo que entrenarse a fondo para superar las pruebas físicas exigidas para poder acompañar a la brigada y soportar el esfuerzo físico al que se someten Gustavo y sus hombres a diario. Sobre todo Sergio Caro que fue quien ocupó el único asiento disponible en el helicóptero y quien acompañó a la brigada a la mayor parte de los incendios. El equipo técnico también tuvo que adaptarse a las severas condiciones del rodaje y por ello fueron necesarias varias cámaras profesionales, pequeñas cámaras de acción portadas por los brigadistas, 9 cámaras instaladas en los helicópteros y un sistema de sonido pionero en España a partir de radio micros operativos las 24 horas.

Gustavo y su brigada de héroes anónimos

Andalucía, en pleno verano, es una de las peores zonas del planeta para luchar contra el fuego. Las altas temperaturas, la sequedad y la abundante masa forestal como combustible, la convierten en un polvorín natural. Gustavo y los once hombres que forman su cuerpo de élite se enfrentan a los incendios de una forma única: el ataque directo. En otros lugares del mundo, en California o en Australia, se espera al fuego en grandes cortafuegos. Aquí no se pueden dar ese lujo. Aquí cada árbol cuenta.

Un helicóptero los traslada a primera línea de fuego y apenas armados de motosierras, hachas y valor, luchan contra las llamas. Una batalla en la que queman más calorías que en una etapa de montaña del Tour de Francia y donde el cuerpo se afiebra hasta los 40 grados. Una lucha épica por cada palmo de bosque.

Al mando de esos once hombres que vuelan hacia el corazón de los incendios está Gustavo, un Ingeniero Técnico Forestal de 43 años apasionado por la naturaleza. Gustavo encarna el compromiso, el liderazgo y el coraje necesarios para enfrentarse a esa batalla y echarse a la espalda la vida de sus hombres. Una responsabilidad que pesa en cada decisión que tiene que tomar a la hora de enfrentarse al fuego.

La mayoría de los incendios son provocados, sus compañeros mueren y los que sobreviven se están dejan lo mejor de su vida en la guerra contra el fuego… Es inevitable preguntarse: ¿merece la pena?. Gustavo asegura que a todo el mundo le sorprende alguna vez el fuego y él se prepara para que ese momento no llegue. Absorbe conocimientos teóricos y tácticos, estudia al fuego con meticulosidad e intenta predecir su comportamiento. No hay medallas ni reconocimiento. Su entrega es anónima y Gustavo lo acepta así. Para él, la recompensa es cada metro cuadrado que le arrebata al fuego. Cada día que vuelve a casa con todos sus hombres. Cada día que vive para pelear una batalla más contra ese enemigo que devasta la naturaleza que ama, que mata a sus compañeros, a sus amigos. Un fuego que le carga con la responsabilidad de once vidas. Que le obliga a ser líder. A tomar siempre la decisión adecuada. A luchar sin margen de error.