‘Deja sitio para el postre’ elabora este viernes dulces para celiacos


‘Deja sitio para el postre’ vive otra jornada de intensos cambios y sorpresas para los aspirantes a maestro repostero: los mentores abandonarán sus puestos de líder de grupo para ser sustituidos por tres capitanes elegidos por los propios concursantes, que serán los encargados de llevar a cabo la labor docente.

De su trabajo dependerá el futuro de tres concursantes, pues el programa se enfrentará a una triple expulsión del obrador de Paco Torreblanca. Así se presenta la próxima edición del talent-show de repostería que Cuatro emitirá el próximo viernes 28 de febrero, a las 22:30 h.

Tres alumnos se marcharán del obrador en esta nueva entrega en la que los concursantes también se verán sorprendidos por una nueva prueba eliminatoria que no esperan. El encargo que atenderán será realizar una tarta que represente el espíritu de la movida madrileña para el musical “Hoy no me puedo levantar’, y por primera vez en el programa no tendrán a su mentor al mando, sino que elegirán a un capitán de su propio equipo para que les guíe a la victoria.

Sin embargo, un gran poder conlleva una gran responsabilidad, así que el capitán del equipo que quede tercero en esta prueba se jugará la eliminación directa en un duelo exprés contra un concursante de su propio equipo. Los mentores, liberados de sus tareas de docencia y organización, vivirán momentos muy divertidos haciendo la compra para sus respectivos equipos.

En la prueba de sabor, los concursantes recibirán la visita de tres cocteleros de renombre que elaborarán magníficos combinados. La labor de los alumnos será inspirarse en estos cócteles para crear un postre que podrá hacerles permanecer en el obrador, pero también abandonarlo, ya que en esta edición esta prueba también tendrá carácter eliminatorio.

En el cara a cara, los alumnos recibirán una nueva clase magistral impartida por el maestro Paco Torreblanca. El Gran Juez del programa enseñará a los chicos la difícil técnica de trabajar el chocolate para hacer bombones rellenos. Los concursantes deberán elaborarlos con la dificultad añadida de presentarlos sobre un soporte comestible de chocolate. Como es habitual, tras la prueba, uno de los alumnos abandonará el obrador, haciendo añicos el sueño de convertirse en el mejor repostero amateur de España.