David Molina se proclama ganador de la primera edición de ‘Deja sitio para el postre’


‘Deja sitio para el postre’ ha llegado a la gran final. Los espectadores han conocido este viernes quién es el mejor repostero amateur de España en la última entrega del programa. David Molina se ha convertido en el ganador de la primera edición de ‘Deja sitio para el postre’.

Sólo tres pruebas han separado a los cinco finalistas de la gloria. En la primera de ellas han tenido que elaborar un postre de libre elección, pero han tenido que ofrecer su mejor versión y lucirse, ya que han tenido que presentarlo ante un jurado de excepción formado por los mejores reposteros y cocineros de este país: Oriol Balaguer, Jordi Roca, Martín Berasategui, Pedro Subijana, Yann Duysche, Christian Escribá, Jordi Pujol, Jordi Farrés, Paco Morales y Miguel Moreno.

A este dream team de la gastronomía le ha acompañado un grupo de críticos gastronómicos aficionados que también han ofrecido su opinión acerca de los postres de los concursantes. Cada alumno ha tenido que elaborar 24 postres individuales que tenian que convencer a este exigente jurado. David Molina, Halima Mourid y Carla León se han clasificado como finalistas.

Sólo tres alumnos han quedado en la segunda prueba, en la que han tenido que elaborar un postre que resuma todas las técnicas y muestre el aprendizaje adquirido en el obrador de Paco Torreblanca. Es la antesala de la prueba final, por lo que han sido los mentores quienes valoren a ciegas, sin saber quién ha hecho cada postre, y han decidido qué David Molina y Halima Mourid deberian estar en el cara a cara final.

En el cara a cara de esta gran final, el más emocionante de todos, los concursantes vieron cómo Paco Torreblanca ha impartido la última de sus asombrosas clases magistrales para enseñarles a elaborar uno de sus postres estrellas, la crocant bouche. Los dos alumnos han tenido que reproducir este espectacular postre para convencer no sólo al maestro Torreblanca, sino también a Óscar Velasco, chef del restaurante SantCeloni, galardonado con dos estrellas Michelin. Están en juego el premio final de 30.000 euros, el curso valorado en 15.000 euros impartido por la escuela de Paco Torreblanca y el honor de convertirse en el mejor repostero amateur del país.

Además, el ganador ha salido de ‘Deja sitio para el postre’ con un empleo bajo el brazo. El chef Óscar Velasco ha ofrecido al vencedor trabajar en prácticas en el restaurante Sant Celoni, galardonado con dos estrellas Michelin.

Paco Torreblanca: “El vencedor es apasionado y disciplinado. Es un digno ganador”

Para Paco Torreblanca, su experiencia al frente del obrador de “Deja sitio para el postre” sólo puede definirse como una “experiencia magnífica”. Como explica el maestro de pasteleros, “ha sido una oportunidad única que me ha servido para aprender en un medio desconocido como es la televisión y que ha terminado apasionándome”. Para David Pallás, Amanda Laporte y Sergi Vela, los tres mentores que le han acompañado en el programa, también tiene buenas palabras: “Son tres grandes profesionales que han mostrado una disponibilidad total en todo momento. Han formado un gran equipo”.

El repostero más internacional de nuestro país ha mostrado a lo largo de estas diez semanas de concurso los más sorprendentes y variados estilos de repostería que han sido reproducidos por los alumnos. En su opinión, “los concursantes han demostrado tener unas personalidades muy diferentes pero a su vez estar unidos por una pasión común, la pastelería”.