Curiosidades del rodaje del 2º capítulo de ‘El Rey’, el primer biopic sobre Juan Carlos I

Norberto López Amado (‘Tierra de Lobos’) dirige en este biopic con guión de Antonio Mercero a Fernando Gil, Cristina Brondo, José Luis García-Pérez, Adriana Torrebejano, Marta Belaustegui, Paco Merino, Juan Fernández y Juanma Lara, entre otros actores.

En el segundo episodio de la miniserie, la culminación del noviazgo de Juan Carlos de Borbón y Sofía de Grecia no es un camino de rosas, ya que la reciente ruptura sentimental con el príncipe Harald de Noruega todavía hace mella en ella, mientras él prosigue su relación con la condesa Olghina de Robillant. Además, el general  Franco no ve con buenos ojos el enlace con la princesa griega, que profesa la religión ortodoxa, y la decisión del lugar donde la pareja debe fijar su residencia se convierte en un problema añadido.

Tras la boda, celebrada en Atenas, Juan Carlos y Sofía se establecen en el Palacio de la Zarzuela de Madrid. Ante el vacío que les hace la familia Franco, la pareja decide recorrer España para conocer el país y la opinión que los ciudadanos tienen sobre la monarquía.

Después del nacimiento de sus hijos, comienzan a llegar inquietantes noticias desde Estoril. Don Juan, preocupado por la ascensión de Juan Carlos en el entorno de Franco, comienza a reclamar sus derechos dinásticos a la Corona, mientras su hijo, conocedor de la realidad española, es consciente de que el general nunca designará a su padre como sucesor. Cuando en 1969 Franco nombra a Juan Carlos su sucesor a título de rey, Don Juan retira la palabra a su hijo.

La película de referencia para el director Norberto López Amado fue ‘Big Fish’ de Tim Burton, ya que la relación padre e hijo es el eje motor de toda la historia. Cada secuencia se planteó con esta mirada.

En el rodaje…

José Luis García-Perez, que encarna a Don Juan en el biopic, es un intérprete magnífico y se pensó que con su voz y presencia sería suficiente. El propio actor pidió que se le pusiera una nariz postiza, porque así le acercaría al personaje del Conde de Barcelona. Tras ponérsela, era como tener delante a Don Juan.

El rodaje se realizó en noviembre y diciembre, periodo en el que hizo frío y llovió mucho. Una de las localizaciones exteriores fue Estoril (Portugal)

Se utilizaron varios coches antiguos en San Sebastián, que se estropearon y varios miembros del equipo tuvieron que empujarlos para para recuperarlos, pero en varias ocasiones no se lograba.

Después de localizar en Portugal para el segundo capítulo, se incluyó en guión una anécdota que contó el dueño de Muxaxo, un local frecuentado por Don Juan. Al parecer, no era muy usual que Don Juan pagara las consumiciones que tomaba en el local. Eso sí, lo hacía siempre de una manera muy elegante.

En el segundo capítulo, la producción de la miniserie quería grabar en el salón donde se celebran los Consejos de Ministros. La dirección de Patrimonio Nacional con la que colaboraron estrechamente facilitó el acceso a la localización y pudieron utilizar la mesa pero las sillas no. Era demasiado arriesgado usarlas por miedo a estropearlas.