‘Cuéntame cómo pasó’ finaliza el jueves su 16ª temporada recordando el incendio de Alcalá 20


‘Cuéntame cómo pasó’ cierra su 16ª temporada el próximo jueves 21 de mayo con un capítulo que recordará el incendio de la discoteca Alcalá 20. Gracias a los documentos audiovisuales del Archivo de RTVE y a una considerable labor de investigación, se ha logrado reconstruir cómo se desarrolló el suceso en el que murieron 82 personas. En la entrega que pondrá punto final a la temporada, la familia Alcántara se reunirá en el local de moda de la noche madrileña tras la presentación de un libro de relatos en el que Carlos ha colaborado. El guión del capítulo lleva la firma de Curro Royo y está dirigido por Óscar Aibar.

‘La noche no es para mí’

Diciembre de 1983. Es la presentación del libro de relatos, donde Carlos ha colaborado con otras jóvenes promesas de la escritura. Precisamente es en el acto donde David anuncia a los periodistas que tiene una nueva novela, y para sorpresa de Carlos es la suya. Después de la presentación del libro, todos van a tomar una copa a la discoteca Alcalá 20, un lugar de moda de la noche madrileña.

A la presentación acuden sus padres y su hermana Inés, que va con José Ignacio, su novio, al que presenta oficialmente a la familia. Toni iba a ir a la cita pero al final no llega a tiempo porque recibe la llamada inesperada de Bretón. Nuka acude por sorpresa al acto y, aunque intenta explicarle a Carlos por qué la vio drogada en el capítulo anterior, él no la entiende porque tiene otra manera de ver las cosas.

El incendio de Alcalá 20

Ocurrido en la madrugada del 17 de diciembre de 1983, cuando los españoles se preparaban ya para celebrar la Navidad, el incendio de Alcalá 20 fue el último eslabón de una cadena de grandes accidentes sucedidos en Madrid en escasos 20 días. La sala Alcalá 20, que había sido remodelada tres meses antes de la tragedia, era uno de los locales de moda de la noche madrileña.

Gracias a los documentos audiovisuales del Archivo de RTVE, y a una considerable labor de investigación, se ha logrado reconstruir cómo se desarrollaron los acontecimientos. “He consultado prensa, informes periciales, programas de TVE, como ‘Informe Semanal’ y Telediarios y, por supuesto, testimonios de supervivientes”, explica Curro Royo, guionista del capítulo. “Por suerte teníamos muy cerca a personas que vivieron aquella terrible noche de primerísima mano, y muchas secuencias del guión reflejan fielmente sus experiencias”.

Extraordinario despliegue

Para retratar visualmente aquella larga noche, ha sido necesario un trabajo de gran envergadura, con un extraordinario despliegue de todos los departamentos implicados en la producción de la serie: Decoración, Documentación, Construcción, Atrezzo, Maquillaje, Peluquería, Vestuario…

Ante la imposibilidad de rodar en la calle Alcalá las complejas escenas que se verán en el capítulo de esta semana, se construyeron para la ocasión decorados que reproducen fielmente el interior y exterior de la desaparecida discoteca. El resultado son más de 250 metros cuadrados que recrean diferentes zonas de la sala, como el vestíbulo o los baños. En cuanto al exterior, se han construido unos 50 metros de acera, con marquesinas de parada de autobús y otros elementos de mobiliario urbano de la época. También se ha reproducido minuciosamente la fachada, el toldo que cubría la puerta de entrada y los carteles que anunciaban ‘Por la calle de Alcalá’, revista musical de gran éxito de la época. La utilización de técnicas de composición en 3D ha contribuido a dotar de mayor realismo a las secuencias de los exteriores.

Además, se han utilizado otras dos localizaciones para las secuencias del interior de Alcalá 20: la pista de baile y la barra se grabaron en una discoteca de Parla, y las escenas que se desarrollan en las escaleras y el guardarropa, en otra sala de fiestas del centro de Madrid.

El diseño de varios de los momentos más impactantes del capítulo ha sido responsabilidad de Raúl Romanillos, ganador del Goya 2015 a los Mejores Efectos Especiales. En el rodaje, realizado de noche, han intervenido 270 figurantes que, en las escenas de acción, actuaron bajo las directrices de especialistas. Los bomberos que aparecen en la grabación fueron dirigidos por un responsable en activo en los años ochenta, que recurrió a la hoja de servicio de aquella noche para reconstruir algunas de las acciones.

“El principal reto es conseguir que el espectador viaje con los protagonistas a aquel diciembre del 83 y que sienta junto a ellos la sensación real de vivir aquel increíble hecho histórico que tanto marcó a los madrileños. Para mí, como director, lo más importante ha sido intentar recrear las emociones, lógicamente cargadas de un hondo dramatismo y de una tensión constantes, manteniendo un profundo respeto por las víctimas y los familiares de los que tuvieron la desgracia de vivir aquellos momentos, e intentando en todo momento no ofenderles ni a ellos ni a ningún espectador”, ha contado el director Óscar Aibar.

Para Curro Royo, se trata de “un cierre perfecto de temporada”: “Ha supuesto a todos los niveles un tremendo esfuerzo, pero una serie como la nuestra puede y debe hacer capítulos como estos, en los que la familia Alcántara está en el epicentro de los acontecimientos que marcaron nuestra historia. Sigue siendo un privilegio escribir una serie tan querida por el público, y estar acercándonos a los trescientos capítulos sin perder la voluntad de seguir subiendo el listón y seguir desafiándonos a nosotros mismos”.

Una temporada en datos

Cerca de 250 actores han participado en las grabaciones, entre ellos además del reparto habitual encabezado por Imanol Arias y Ana Duato, actores de la talla de Julieta Serrano, José Luis Pellicena, Manuel Manquiña, Guillermo Montesinos, Jordi Rebellón, José Pedro Carrión, Pep Munne, Carles Canut, Carlos Bardem, y Pep Ferrer. Entre los más jóvenes destacan Claudia Traisac, Carla Nieto, Ondina Maldonado, Javier Bódalo y Alicia Sanz. Más de 2500 figurantes han participado en distintas jornadas y secuencias de sus diecinueve capítulos.

En cuanto a exteriores, la serie se ha desplazado a Murcia y Barcelona, además de grabar en más de una treintena de decorados naturales de localidades cercanas a los platós de Pinto, como Madrid, Bargas, Parla, y Arahuetes. Un cine de verano en la plaza del pueblo, palcos de teatro, la discoteca El Sol o una exposición de arte de la Movida madrileña son algunos de los decorados que han sido intervenidos para grabar en ellos secuencias.

Los decorados construidos han sido más de 30, entre otros, la ampliación de la avenida de Roberto Cairo, con parque y comercios además de la peluquería de Nieves, pero también, el interior de una unidad móvil de TVE o un piso de artistas de la movida madrileña.

Y en ‘Ochéntame otra vez’, ‘Imposible de olvidar’

Inundaciones, accidentes aéreos, incendios, explosiones de gas, naufragios… desastres naturales y catástrofes cruzaron la década de los 80 para convertirse en imágenes recuerdos “imposibles de olvidar”.

El incendio de la discoteca Alcalá 20 en Madrid conmocionó Madrid en el año 1983. Más de 600 jóvenes quedaron atrapados en el interior de la discoteca; la rotura de la presa de Tous en 1982, donde murieron 40 personas y unas 300.000 se quedaron sin casa, fue otro de los desastres naturales más impactantes de la década; Ortuella es el nombre de un pueblo de Vizcaya que quedó inscrito para siempre en el recuerdo tras una explosión de gas en una escuela que, en 1980, provocó la muerte de 51 personas, la mayoría niños.

Los accidentes aéreos del monte Oiz de Bilbao y de Mejorada del Campo, las inundaciones de Bilbao del año de 1983 o el naufragio del buque de pesca Islamar III de Isla Cristina, con 28 tripulantes a bordo, son otros de los casos que recuerda este capítulo de ‘Ochéntame…’ dedicado a las desgracias que sacudieron la década.